Economía Argentina

China promete dólares pero solicita que el país no esté en default

El acuerdo tiene cláusulas que establecen que Argentina vuelva a someterse a tribunales judiciales extranjeros, y se compromete a no entrar en mora

lunes 25 de agosto de 2014 - 5:50 am

Para la construcción en la provincia de Santa Cruz de las represas hidroeléctricas “Néstor Kirchner” y “Jorge Cepernic”, el Gobierno nacional suscribió en julio con tres bancos de China un acuerdo de crédito por 4.714 millones de dólares.
[pullquote position=”right”]China promete dólares pero solicita que el país no esté en default[/pullquote]

El convenio fue anunciado como “otro avance” que impulsa la “concreción de los proyectados aprovechamientos hidroeléctricos sobre el río Santa Cruz, que contarán con una potencia máxima de 1.740 megavatios, y una producción de energía de 5.246 Gwh/año, lo que equivaldrá al 4,7% del sistema eléctrico nacional (SIN) actual”.

Aunque el préstamo depende de varias exigencias por parte del gigante asiático, de acuerdo a la letra chica del acuerdo, publicado el 18 de julio en el Boletín Oficial, tanto en inglés como en español.

El documento tiene cláusulas como que la Argentina acepta volver a someterse a tribunales judiciales extranjeros, se compromete a no entrar en mora y, además, llevar una relación en “buenas condiciones” con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En el anexo 2 del acuerdo realizado con el gobierno de Xi Jinping, se establece que el país debe asegurar el “sometimiento a los tribunales extranjeros y de arbitraje en los documentos del financiamiento según la ley argentina 11.672”.

Además, según publica el diario La Nación, los chinos también le impusieron al Ministerio de Economía la obligación de “informar inmediatamente”, con un máximo de cinco días hábiles luego de ser notificado, “de cualquier litigio, demanda, investigación, arbitraje u otro proceso legal o controversia pendiente o, a su conocimiento, inminente, que involucre o afecte a cualquier deudor (oficina del Gobierno) o Argentina”.

Entre ellos se citan los que “se relacionan con algunos de los endeudamientos del Club de París, los holdouts de la deuda soberana en cesación de pagos o cualquier demanda en el contexto de los tratados de inversión bilateral”.

En caso de existan diferencias en cuanto al acuerdo, éstas se dirimirán en París, en un arbitraje que se planteará en la Cámara de Comercio Internacional.

COMENTARIOS