Judiciales

Procesaron a un anestesista por la muerte de un niño que tenía una fractura en su brazo

El niño falleció en la clínica Amilar de Chilecito, 200 kilómetros al oeste de la capital riojana, durante una intervención quirúrgica, tras un accidente vial que le había provocado la fractura de uno de sus brazos

jueves 21 de agosto de 2014 - 4:04 pm

Un médico anestesista de la ciudad riojana de Chilecito fue procesado por “homicidio culposo” en un caso de mala praxis en el que murió un niño de 9 años cuando era operado por una fractura en un brazo.

La jueza de Instrucción de Chilecito, Marta Magaquián, dictó el procesamiento contra Hugo Roberto Peñaloza por la muerte del niño, que se produjo en 2012. [pullquote position=”right”]Procesaron a un anestesista por la muerte de un niño que tenía una fractura en su brazo[/pullquote]

El niño falleció en la clínica Amilar de Chilecito, 200 kilómetros al oeste de la capital riojana, durante una intervención quirúrgica, tras un accidente vial que le había provocado la fractura de uno de sus brazos.

La cirugía, que era la segunda que se le realizaba, fue programada para colocarle una prótesis pero el niño falleció en el quirófano luego de que Peñaloza lo anestesiara.

Según la información oficial, la muerte fue provocada por una “insuficiencia ventilatoria circulatoria post inducción anestésica”, determinó el Comité Consultivo y Operativo en Prácticas Médico Sanitarias y Bioética del Poder Judicial de Córdoba, a pedido de la Fiscalía de Chilecito.

Con esa documentación en su poder el fiscal Diego Torres Pagnusat pidió a la jueza el procesamiento por “homicidio culposo” porque hubo “una falta de cuidado” del paciente y el anestesista “se apartó del protocolo médico”.

El abogado defensor de Peñaloza, Cruz Antúnez, pidió la nulidad del requerimiento fiscal, pero la magistrada lo rechazó.

A través de la recepción de los testimonios de tres médicos que trabajaban en la clínica se consideró que hay indicios de mala praxis.
Magaquián también le trabó embargo al anestesista por 200.000 pesos, aunque el médico continúa en libertad.

COMENTARIOS