Política

Desde EEUU, dueños de Donnelley culpan al Gobierno por el cierre de la empresa

La firma se presentó en quiebra el 11 de agosto y dejó sin trabajo a 400 personas, lo que llevó a la presidenta Cristina Fernández a pedir la aplicación de la Ley Antiterrorista contra la compañía

sábado 16 de agosto de 2014 - 8:07 pm

Los dueños de la imprenta Donnelley atribuyeron hoy a las políticas económicas del Gobierno y a los sindicatos por su quiebra, a la vez que se desligaron de cualquier vínculo con los fondos de cobertura que litigan contra el país en Nueva York.

“Thomas J. Quinlan, Presidente y CEO de RR Donnelley & Sons Company declara que, luego de mucha discusión, análisis y evaluación de diferentes alternativas para mantener la operación de RR Donnelley Argentina (RRDA), que tomó la difícil decisión de presentar su pedido de quiebra luego de 22 años de presencia en la Argentina”, indicó un comunicado consignado en su portal y fechado en la ciudad estadounidense de Chigaco.

La firma se presentó en quiebra el 11 de agosto y dejó sin trabajo a 400 personas, lo que llevó a la presidenta Cristina Fernández a pedir la aplicación de la Ley Antiterrorista contra la compañía, al considerar que el pedido no estaba fundado.  [pullquote position=”right”]Desde EEUU, dueños de Donnelley culpan al Gobierno por el cierre de la empresa[/pullquote]

Donnelley, esta tarde, expresó que “obtuvo un Programa de Recuperación Productiva (REPRO) en septiembre de 2013, pero la Comisión Interna se negó a firmarlo, evitando que RRDA pudiera tomar decisiones que permitieran torcer el rumbo de la situación de la empresa y empeorando aún más la situación económica y financiera de la empresa”.

“Durante tres meses mantuvo múltiples reuniones con los sindicatos nacionales y provinciales en busca de consenso para un Plan Preventivo de Crisis de modo de evitar la solicitud de la quiebra. Ese plan preveía la reducción de personal para que la empresa recupere su rentabilidad, pero ninguna de esas soluciones fue aceptada por los sindicatos”, reprochó.

La firma cargó contra las políticas económicas nacionales, al sostener que debió enfrentar una situación de “suba de costos por la inflación, el alza del costo laboral, el aumento de los insumos para la producción, la devaluación, la incapacidad de cumplir con los vencimientos de las deudas. Por tal motivo, de forma independiente se tomó la decisión de solicitar la quiebra”.

Sobre los fondos de cobertura, al rechazar una acusación en ese sentido que la Presidenta lanzó el jueves último, la imprenta aseguró “no” tener “relación con la actual situación generada con los bonistas acreedores de la Argentina”.

“RRDA no es una empresa solvente y esta realidad es la única razón por la toma de esta decisión” de ir a la quiebra, abundó.

COMENTARIOS