Política

Divididos: Los cruces y chicanas que elevaron la tensión interna en UNEN

Sanz rechazó el pedido de Cobos de "ratificar" el no a un pacto con Macri; Carrió acusó a Pino de tratarla "como un macho cruel" y Binner ratificó su rechazo a acordar con Pro

viernes 15 de agosto de 2014 - 7:58 am

El Frente Amplio-UNEN cada vez más dividido. Los actores de esta telenovela, en privado, hablan de no seguir agrandando el incidente que protagonizaron Elisa Carrió y Pino Solanas. Pero con los micrófonos en frente, todos vuelven a atizar el fuego.

Ernesto Sanz, que acusó recibo del pedido de Julio Cobos para que la UCR ratificara su esquema de alianzas de cara a 2015. Fue en rigor una movida para forzar una definición de Sanz sobre un eventual pacto con Macri.

“No tengo nada que ratificar. Esto [por los acuerdos electorales de UNEN] está ratificado todos los días con nuestros gestos y acciones”, replicó Sanz en declaraciones a la Once Diez. Insistió además en que un pacto con Pro “no está ni estuvo” en la agenda del frente, y buscó encapsular el desplante de Elisa Carrió a Pino Solanas , el lunes pasado en el lanzamiento del FAU porteño. “Lo que pasó tiene que ver con el electorado que Carrió busca mantener. Son mensajes hacia el electorado porteño”, interpretó. [pullquote position=”right”]Divididos: Los cruces y chicanas que elevaron la tensión interna en UNEN[/pullquote]

Desde Neuquén, Cobos tomó nota de la réplica de la UCR y redobló la presión a Sanz, que, como él, aspira a suceder a Cristina Kirchner.

“Así como reclamamos institucionalidad, certeza y credibilidad al Gobierno, tenemos que ser contestes en UNEN y darle la organicidad que le falta”, azuzó.

Carrió, por su parte, dijo: “Me sentí muy usada y muy lastimada por alguien que me fue a buscar para ser senador. Lo ayudé a ser senador y al otro día me pegó como un macho cruel”, disparó Carrió, en obvia alusión a Solanas, en una entrevista con TN. Enseguida, sin embargo, ensanchó el blanco. “Me han traicionado todos. Y me usan todos. No soy culpable de que la gente me quiera. No lo puedo evitar.”

Como al pasar, aprovechó para ratificar su postura en favor de “ampliar las fronteras” del FAU, al reivindicar los acuerdos entre la UCR y Pro que avanzan en varias provincias. “Mientras tanto, los gobernadores y los intendentes hacen acuerdos con Pro. Ellos quieren ganar”, dijo.

La respuesta de Solanas llegó pocas horas después, cuando presentaba un proyecto de ley de pesca y, con una de sus muletillas, devolvió: “Lo que dijo [Carrió] es un disparate”.

Además, el líder de Proyecto Sur refutó la idea de la jefa de la CC de que con su rechazo a la “derecha moderna” él ofendió al electorado conservador que el año pasado votó a UNEN. “Creer que la conducción de los partidos tiene atados a los ciudadanos, como a una vaquita en el fondo de la casa, es un disparate”, apuntó. Aunque intentó matizar con que el último choque con Carrió “tiene vuelta atrás”, terminó con una ironía. “Está muy mal, muy angustiada. Parece que estuvo pidiendo que la ayuden y que hay que rezar por ella”, deslizó.

Hermes Binner también dijo lo suyo: “Lo de Macri no va. No figura en esta propuesta porque pensamos diferente. Nosotros no dejaríamos las escuelas y los hospitales de la ciudad abandonados como están hoy”, disparó en declaraciones a Radio Del Plata. Dijo además que “Carrió se equivocó” con el desplante a Solanas, aunque consideró que episodios como el del lunes “demuestran que la construcción política no es ni fácil ni rápida”.

COMENTARIOS