Corrupción

Entre Ríos: Báez, el Ministro de Urribarri que pasó de vender ollas a tener una vida de lujos

El Ministro de Cultura entrerriano, Pedro Ángel Báez, pasó rápidamente de tener una modesta vida de vendedor de ollas a lujos de nuevo rico

viernes 15 de agosto de 2014 - 6:39 am

Los vecinos de calle Cervantes al 400 de la ciudad entrerriana de Paraná, donde vive el ministro de Comunicación de Entre Ríos, Pedro Ángel Báez, no salían de su asombro al contemplar un enorme camión estacionado al frente y del que comenzaron a bajar lo que, se supo, era un gran vestidor, aparentemente mandado a hacer a medida por el funcionario.

Tal como lo informó el sitio digital Entre Ríos Ahora, la casa del funcionario provincial es una casa peculiar: tiene tres plantas, cámaras de seguridad, y al frente, aberturas con vidrios espejados. En los últimos años, la ha sometido a varias reformas, y al parecer, en plan de redecoración, mandó a construirse un vestidor a medida. [pullquote position=”right”]Entre Ríos: Báez, el Ministro de Urribarri que pasó de vender ollas a tener una vida de lujos[/pullquote]

La casa del ministro es una casa peculiar: tiene tres plantas, cámaras de seguridad, y al frente, aberturas con vidrios espejados. En los últimos años, la ha sometido a varias reformas, y al parecer, en plan de redecoración, mandó a constuirse un vestidor a medida.

En su página de Internet, Zurschmitten SRL se presenta como una firma que “ha llevado a su expresión más acabada la perfección suiza en el diseño y la construcción de muebles de alta gama para dormitorios y cocinas”. Su planta de fabricación está en San Jerónimo Norte, en Santa Fe: un fábrica de 2000 m2, “equipada con máquinas y herramientas de la más avanzada tecnología y precisión, donde trabajan en forma directa e indirecta 40 personas”.

Zurschmitten SRL se especializa en la línea de muebles compuesta por placares, vestidores, dormitorios, cocinas y livings.

El vestidor que el ministro se mandó a hacer, y que ayer recibió en su casa, era de tal dimensiones que los obreros de la firma debieron armar una parte en la vereda de su casa, a la vista de todos.

Aunque la casa, la casa del ministro, no es una casa corriente: es una construcción del siglo pasado, aggiornada.

Según cuentan visitantes que conocen por dentro la mansión del ministro, tiene ascensor, tres plantas, y unos inmensos ventanales vidriados. Y para la seguridad personal, cámaras.

Báez, nacido en Reconquista, Santa Fe, es, desde 1988, empleado del Estado: ingresó en el Instituto Autárquico de Planeamiento y Vivienda (IAPV), aunque ya en 1992 dio el salto a la Legislatura.

Aunque su foja de antecedentes oficial a veces soslaya otras ocupaciones, que suelen recordar sus críticos: fue “vendedor de ollas”, según algunos, y también socio de un dirigente de la Federación Agraria, Juan Echeverría, con quien en 2008 quedaría furiosamente enfrentado a raíz del posicionamiento político de ambos en el conflicto del kirchnerismo con el campo.

En su biografía oficial, Baez destaca que fue empleado en el IAPV (categoría 10), donde luego fue Jefe de departamento, hasta 1991. A principios de 1992 pasó a trabajar en la Cámara de Senadores como secretario privado del vicegobernador Hernán Orduna hasta 1995. A partir de ese año integró la Delegación para los asuntos de interés provincial en la cuenca del río Uruguay. Formó parte de la Unidad ejecutora de obras entre 1995 y 1999. En 1999 se fue a Concordia a cargo del área de Relaciones Institucionales de la Municipalidad comandada por Hernán Orduna. En 2003 volvió a su cargo en la Cámara de Senadores. En 2007 asumió al frente de la Dirección general de información pública (Dgip) y en 2011 al frente del recientemente creado Ministerio de Cultura y Comunicación.

En ese tiempo, al parecer, ha tenido una buena administración de sus ingresos: no sólo hizo a nuevo la casa familiar de calle Cervantes, que ahora luce tres plantas y ascensor, sino que también habría levantado una vivienda en las afueras de la ciudad, sobre calle Jozami, en la zona de la Toma Vieja.

COMENTARIOS