Papa Francisco

El Papa llegó a Corea y pidió por la “reconciliación” entre el Norte y el Sur del país

Park Geun-hye le indicó a Francisco que esperaba que su visita "sirva para abrir una época de paz y reconciliación en la Península de Corea"

jueves 14 de agosto de 2014 - 5:37 am

En su primera visita a Asia, el papa Francisco pidió hoy en Corea del Sur “derribar los muros de la desconfianza y del odio”, buscar la paz y “promover una cultura de la reconciliación”. [pullquote position=”right”]El Papa llegó a Corea y pidió por la “reconciliación” entre el Norte y el Sur del país[/pullquote]

“Es una tierra que ha sufrido durante mucho tiempo la ausencia de paz. [Hay que] derribar los muros de la desconfianza y del odio promoviendo una cultura de la reconciliación y de solidaridad”, aseguró el sumo Pontífice.

El Papa Francisco llegó hoy a Seúl, donde pasará cinco días. Se trata del tercer viaje internacional del pontífice y su primero a Asia. Fue recibido por la presidenta surcoreana Park Geun-hye.

El avión de la empresa Alitalia, en el que viajaba Francisco, aterrizó en la Base Aérea de Seongnam (sur de Seúl) a las 10.15 hora local (22.15, de la Argentina), quince minutos antes de la hora prevista.

El Sumo Pontífice fue recibido al pie de la escalerilla del avión por la presidenta surcoreana, a la que agradeció “la calidez” con la que preparó la visita, y después recibió un ramo de flores de dos niñas vestidas con trajes tradicionales.

Durante un breve intercambio de palabras, Park le indicó a Francisco que esperaba que su visita “sirva para abrir una época de paz y reconciliación en la Península de Corea”, a lo que el Papa respondió que llegaba a Seúl teniendo esta idea “bien en cuenta”.

Entre las personas que esperaban a Bergoglio en la pista de aterrizaje, se encontraban representantes de varios colectivos, entre ellos cuatro familiares de víctimas del naufragio del ferry Sewol, a los que prestó especial atención y dedicó unas palabras de consuelo.

Francisco también saludó a varios líderes de asociaciones de personas con discapacidad, dos refugiados de Corea del Norte, dos misioneros y dos trabajadores extranjeros que viven en el país.

COMENTARIOS