Policiales

“Yo maté a mi propio hijo porque fui indiferente a lo que pasa alrededor nuestro”

Así indicó Eduardo Tonello, padre de Pablo, de 27 años, que fue brutalmente asesinado hace unos días por un delincuente que intentó robarle la bicicleta

domingo 10 de agosto de 2014 - 2:50 pm

Actualmente no hay detenidos por el asesinato de Pablo Tonello, ocurrido en el barrio de Palermo, ya que el único imputado fue liberado.
[pullquote position=”right”]”Yo maté a mi propio hijo porque fui indiferente a lo que pasa alrededor nuestro”[/pullquote]

Eduardo, el papá del joven de 27 años, habló con el portal Infobae y aseguró que confía en la Policía y la Justicia, pero admitió que la falta de castigo “está dentro de las posibilidades”.

La muerte de Pablo, felizmente casado y en pleno crecimiento profesional, golpeó a todos. “Somos dos familias completas afectadas. Recién esta semana vamos a hacer el duelo, vamos a caer, pero no sé cómo nos vamos a levantar”, sostuvo el padre de la víctima.

Pablo fue asesinado en la mañana del 29 de julio en Palermo, cuando iba en su bicicleta hacia el trabajo, en el barrio de Parque Patricios.

El suceso de desarrolló en la esquina de la Avenida del Libertador y Lacroze, a sólo diez cuadras de su casa. Un hombre lo interceptó a la salida del viaducto, trató de robarle la bicicleta, y luego de un forcejeo lo asesinó de tres disparos. Uno de ellos fue directo a la cabeza.

“El lugar te obliga a frenar”, señaló Eduardo. Y agregó:”El pibe salió de atrás de un cartel a arrebatarlo, y Pablo tuvo una reacción espontánea: le pidió la mochila porque le interesaba el ipad”. Es que allí Pablo guardaba varios de sus trabajos como diseñador de video juegos”.

“El tipo seguro quería la bicicleta, porque la mochila si la ves da lástima. Pablo le agarra la mano y se producen dos o tres disparos al aire. Decide huir, se aleja seis siete metros, pero en un momento se vuelve y cuando Pablo se está acomodando le pega tres tiros”, relató Eduardo.

“Yo maté a mi propio hijo porque fui indiferente a cosas que pasan alrededor nuestro. Me acostumbré a la corrupción, a las divisiones, a los cortes de ruta. Me acostumbré a vivir de una manera que es indigna para nuestros hijos. Pibes en la calle, prostitución, gente tirada, pidiendo, todo un sistema que no va más. Hay algo detrás de todo esto”, concluyó Eduardo.

COMENTARIOS