Economía Argentina

Plan de Kicillof: echar a Fábrega y esquivar a Griesa

El ministro de Economía busca frenar la caída de la imagen de la Casa Rosada, producto de la recesión que provocó el plan de ajuste que él implementó

viernes 8 de agosto de 2014 - 12:18 pm

Axel Kicillof, ministro de Economía, acelerará su embestida contra el Banco Central y en el corto plazo sacará a Juan Carlos Fábrega. Su intención es colocar en el BCRA a un hombre de su confianza, como al actual secretario de Comercio Augusto Costa. El principal objetivo que tiene es llevar adelante un plan de reanimación económica.[pullquote position=”right”]Plan de Kicillof: echar a Fábrega y esquivar a Griesa[/pullquote]

Kicillof contaría con el apoyo del vicepresidente de la autoridad monetaria, Miguel Ángel Pesce, quien ayudó anteriormente a la destitución de Martín Redrado.

El ministro de Economía busca frenar la caída de la imagen de la Casa Rosada, producto de la recesión que provocó el plan de ajuste que él implementó. Para lograrlo, pretende disponer una rebaja sustancial de las tasas de interés y fijarlas por decreto en un nivel del 17%.

Hay un problema político dentro de su estrategia, que son los límites que le pone Fábrega a las elucubraciones de Kicillof. Él considera que la propuesta del ministro le hace correr serio riesgo a la Presidenta: “Si Cristina sigue sus consejos se puede poner la economía de cabeza.”

Según confirmó Clarín, el propio Kicillof le blanqueó su plan a sus íntimos y fue Fábrega el que se lo comunicó secretamente a un grupo de banqueros, entre ellos a Claudio Cesario, Jorge Brito y Gabriel Martino.

“Voy a esperar 20 días, y si las cosas no cambian me haré unos chequeos y renunciaré por enfermedad.”, expuso como plazo Fábrega, cuestión que generó alerta en los banqueros.

El miércoles recibió el apoyo de Gabriel Ribisich, del Citibank y de Enrique Cristofani, del Santander. Tanto los bancos extranjeros de ABA como los nacionales de Adeba le pidieron que se quede en el cargo y que resista. Jorge Brito lo afirmó en privado durante la última reunión de Adeba: “Fábrega representa la cuota de racionalidad económica que queda en el entorno de la Presidenta”.

La respuesta interna de Kicillof a estos planteos es: “Fábrega es lobbista de los bancos”.

En su supuesto plan reanimador, el ministro incluye una decisión drástica con respecto a los fondos buitre, ya que quiere disponer la reestructuración general de la deuda con los bonos que tienen legislación de los EE.UU.  Para Wall Street sería un default de unos 27.000 millones de títulos públicos bajo jurisdicción de Estados Unidos .

Kicillof propicia la iniciativa de obligar a esos bonistas a aceptar la ley argentina y a disponer el pago en Buenos Aires. Y así, quiere burlar el fallo del juez Thomas Griesa y no pagarle a Paul Singer.

El propio Kicillof lo afirmó en su discurso de junio, cuando estaba shockeado porque la Corte Suprema de Justicia de EE.UU. ratificó el fallo de Griesa.

 

 

COMENTARIOS