Inseguridad

La sensación de inseguridad llega a las bicisendas: se multiplican los casos de robo

Muchos ciclistas tienen miedo de andar de noche o por zonas poco transitadas; los robos son cada vez más violentos

jueves 7 de agosto de 2014 - 7:47 am

El asesinato de dos ciclistas en una semana despertó la alarma sobre la inseguridad que existe para quienes andan en bicicleta porque muchas veces el vehículo llama la atención de los delincuentes.

La semana pasada asesinaron de tres balazos en la cabeza a Pablo Tonello, un joven de 27 años, en la intersección de Libertador y Federico Lacroze. Anoche se sumó otro caso, el de Matías Ignacio Gandolfo, de 19 años, que fue acuchillado en Villa Bosch , para robarle su mochila y el celular.

Estos casos fueron los más brutales, pero la inseguridad no es una novedad para quienes andan habitualmente en bicicleta. Son muchos los casos de gente que fue asaltada para robarles el vehículo o una billetera. [pullquote position=”right”]La sensación de inseguridad llega a las bicisendas: se multiplican los casos de robo [/pullquote]

La abogada Madelaine Geuzi Karaian, fue interceptada cuando volvía a su casa por avenida del Libertador, en la esquina con Pueyrredón: “volvía de un cumpleaños con una amiga alrededor de las 11 de la noche, cuando apareció un tipo con la mano escondida debajo de un buzo, simulando que tenía un arma”.

“La verdad es que no nos quisimos arriesgar, así que nos bajamos y se llevó la bicicleta. Estaba tan pasado que nos dio miedo, de que nos golpeara o nos empujara”, agregó la abogada que se había comprado el vehículo hace dos meses cuando ocurrió el robo.

A Enriqueta Brandariz Solari le ocurrió algo similar en la misma zona el año pasado: “estaba yendo por Figueroa Alcorta, a la altura del Parque Thays, alrededor de las 19.30 pero ya estaba oscuro porque era invierno, cuando de atrás de un árbol muy grande que hay ahí salió alguien y me empezó a correr. En ese momento me bajé de la bicicleta, la tiré y salí corriendo, porque me asusté. El tipo se la llevó y no apareció nunca”.

Otro caso similar le ocurrió a Laura Rivieri que, aunque a ella no quisieron robarle la bicicleta, la increparon para pedirle dinero: “volvía del trabajo a las 7 de la tarde por la bicisenda y a la altura de Tienda León, por donde va la bicisenda desde Puerto Madero hasta Retiro, frené. Como estaba sola dos nenes de no más de 10 años empezaron a correr hacia mí y yo me asusté pero no me animaba a mandarme por Madero porque hay miles de camiones. Sin dudas no vieron mi cartera en el canastito y se enfocaron en meterme las manos en la campera para sacarme el celular que yo sujetaba a los gritos”.

“Al final tomé coraje y me mandé en contramano por Madero como si me persiguiera Freddy Krueger del susto que tenía. Los pibes me corrieron cinco metros al grito de “te vamos a encontrar”, relató la mujer que va al trabajo en bicicleta por la bicisenda durante todo el trayecto, desde Recoleta hasta Puerto Madero Puerto Madero.

 

Fuente: La Nación

COMENTARIOS