Inflación

Estanflación: Por la recesión, la inflación se estabiliza en 2% mensual en Argentina

Los analistas atribuyen esa regularidad en el índice inflacionario a la caída de la demanda

miércoles 6 de agosto de 2014 - 6:36 am

Por cuarto mes consecutivo, la inflación de julio se ubicó en torno a 2 por ciento. Así, se confirmó el proceso de estabilización en los precios que se había iniciado en abril. Especialistas advierten que este enfriamiento de los precios no se puede atribuir a un programa antiinflacionario de parte del Gobierno, sino más bien al efecto de la recesión y la consecuente caída de la demanda.

Se espera para lo que queda del año un panorama relativamente tranquilo en materia de inflación, aunque los especialistas precisan que la variable por seguir es el dólar. En este sentido, alertan que una eventual maxidevaluación como la de enero pasado podría volver a provocar una disparada en el costo de vida. [pullquote position=”right”]Estanflación: Por la recesión, la inflación se estabiliza en 2% mensual en Argentina[/pullquote]

“La inflación está más estabilizada y cerró julio con una suba del 1,9 por ciento, la más baja desde octubre del año pasado y la quinta caída consecutiva desde el pico del 5,7% de febrero. Además, julio deja para agosto un arrastre estadístico bajo, del orden del 0,7 por ciento. Esta estabilización se explica, por un lado, por el dólar más planchado y, por otro, por el efecto de la política monetaria más constrictiva, que a su vez trajo como consecuencia la recesión económica”, afirmó Luciano Cohan, economista de Elypsis.

Los economistas destacan que uno de los rubros en los que más se sintió el impacto de la baja en la demanda en los precios es el de los alimentos.

El mes había comenzado muy complicado para el rubro con la autorización que dio el Gobierno para que los productos que integran la canasta Precios Cuidados tuvieran subas de hasta el 10 por ciento. En el sector se temía que la luz verde oficial se tradujera en una estampida generalizada en las góndolas, algo que, finalmente, no se produjo.

“En el caso puntual de alimentos y bebidas, hubo una desaceleración en el ritmo de los aumentos a pesar de que justo se anunció el ajuste en Precios Cuidados, lo que permite pensar que el resto de los productos tuvo un mes más tranquilo, con aumentos no tan generalizados”, señaló Camilo Tiscornia, que igualmente calculó que la inflación de julio llegó al 2,4 por ciento, lo que continúa siendo un piso demasiado alto.

 

COMENTARIOS