Economía Internacional

Un cuento chino caro: la trama política entre la Argentina y el gigante asiático

El desembarco en el país, ¿trae algún beneficio?

lunes 4 de agosto de 2014 - 6:05 am

Los términos de intercambio entre la Argentina y China son tremendamente dispares. El país oriental compra nuestra materia prima y nos vende su infraestructura. Argentina se queda con un rojo de 5 mil millones de dólares en esta jugada. Anoche, el programa de Jorge Lanara, Periodismo para todos, ahondó en el caso.

La Argentina pagó 134 millones de dólares para comprar 160 coches chinos para renovar los vagones ferroviaros. Pero hubo que aceptar las condiciones de China. Por ejemplo, los vagones fueron diseñados para funcionar a cielo abierto. Eso no condice con las promesas de soterramiento, sostenidas por el Gobierno Nacional en el tiempo. Por otra parte, los durmientes de hormigón también fueron comprados a China a pesar de que aquí existe producción. El costo de importación incrementó el precio, que, de por sí, era un 30 por ciento más caro. [pullquote position=”right”]Un cuento chino: la trama política de entre la Argentina y el gigante asiático[/pullquote]

Entre otros datos de color de la compra de los vagones, figuran los acompañantes del motorman, que se quedarán mientras dure la garantía de los productos. Su función es acompañar en caso de que haya algún problema. Sin embargo, no hablan castellano.

Los vagones no fueron funcionales para el diseño de las estaciones. El piso del andén quedó muy bajo para los nuevos transportes y hubo que reformular las estaciones, lo que costó 263 millones de pesos.

¿Cuál es el beneficio de la relación comercial con China?

Diego Guelar, jefe de relaciones internacionales del PRO, explicó que “China invierte en puertos, en energía”. Y aclaró: “Recibimos productos elaborados y mandamos productos primarios.

Por ejemplo, los chanchos chinos tienen que ser alimentados con proteína, como la soja argentina. Eso es terminado en alimento balanceado, siendo Argentina un país que puede fabricarlo. Aún así, todo el proceso se hace en China.

Roberto García Moritan, ex vicecanciller, se expresó en el mismo sentido: “No apuntan a dejar un valor agregado en el país con el que negocian. Es una aspiradora para sus necesidades más inmediatas. Una relacion intensa con China es importante pero tambien es importante absorber esa relacion en condiciones óptimas para nuestro interés nacional”.

COMENTARIOS