Economía

Lázaro Báez en crisis: Pierde obras y despide trabajadores

El grupo tiene aproximadamente 5000 empleados afectados a las constructoras, y trabajos en ejecución o a punto de terminarse, pero ninguna obra importante de acá en más

lunes 4 de agosto de 2014 - 5:52 am

De cara al final del ciclo kirchnerista, el empresario afín al Gobierno Lázaro Báez atraviesa un significativo achicamiento económico en sus empresas.
[pullquote position=”right”]Lázaro Báez en crisis: Pierde obras y despide trabajadores[/pullquote]

Según fuentes empresariales y bancarias que tratan con él y hablaron con el diario La Nación, está en un proceso de reingeniería y el recorte afecta las constructoras, los medios de comunicación, otras compañías y hasta su club de fútbol.

Tal es el repliegue de Báez que, en sus empresas, ya están realizando retiros voluntarios y recortes de personal. Hubo desvinculaciones y despidos en sus medios de comunicación y en empresas de servicios, como las encargadas del catering para los operarios que trabajan en las obras.

Fuentes cercanas empresario le dijeron al matutino que la intención es no incurrir a despidos masivos. El grupo tiene aproximadamente 5000 empleados afectados a las constructoras, y trabajos en ejecución o a punto de terminarse, pero ninguna obra importante de acá en más.

Por incumplimiento de contrato, le sacaron la construcción de la autovía de doble trocha que une Trelew con Puerto Madryn la semana pasada, que estaba a cargo de su empresa Kank y Costilla. Eso lo llevó a despedir trabajadores, lo que produjo la protesta de la Uocra de Chubut.

Además, en Caleta Olivia, en el norte de Santa Cruz, 70 operarios de Austral Construcciones que están trabajando en la autovía Caleta-Comodoro Rivadavia hace dos semanas protestaron por la falta de pago de la quincena y del medio aguinaldo.

La crisis económica del empresario kirchnerista se da en un contexto en el que avanzan las investigaciones judiciales contra altos funcionarios y socios del poder. Báez está acusado de lavado de dinero por US$65 millones a través de una red global de empresas fantasma.

COMENTARIOS