Internas en el FpV

Tras el default, se reavivan las internas en el Gobierno

A pesar del fracaso en las negociaciones, Kicillof sale más fortalecido que nunca y ya es uno de los hombres más poderosos. Capitanich y Fábrega quedaron muy relegados y cerca de la renuncia

domingo 3 de agosto de 2014 - 11:12 am

Tras la caída en default, al interior del Gobierno se desató una crisis interna que incluye  pases de factura desde todos lados. Con el conclicto con los holdouts aún por resolverse, ya está claro quiénes salieron bien parados y quiénes no para los ojos de Cristina Kirchner. [pullquote position=”right”]Tras el default, se reavivan las internas en el Gobierno[/pullquote]

El jefe del Gabinete, Jorge Capitanich, y el presidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega, son lo que quedaron mas “heridos” y cerca de la renuncia. Por otro lado, el ministro de Economía, Axel Kicillof, terminó de consagrarse como el ministro con mayor poder dentro del kirchnerismo, ya que, a pesar del fracaso, “cayó parado”.

“Hoy Kicillof es el jefe del gobierno. Cristina es la jefa del Estado. A Capitanich lo exterminó. Fábrega quedó herido. Ahora, Kicillof le disputa el poder a Carlos Zannini. Pero hoy tiene más peso”, dijo una fuente de la Casa Rosado al diario La Nación.

Por supuesto, como bien indicó dicha fuente, el secretario legal y técnico, Carlos Zannini, sigue siendo uno de los hombres de la mesa chica del poder en Argentina. Lugar que, por ahora, mantiene, pero que ya comparte con Kicillof.

¿Por qué quedaron mal parados el jefe de Gabinete y el presidente de Banco Central? Desde el lunes pasado, Capitanich, Fábrega y Zannini impulsaron el acuerdo para que los bancos locales de Adeba (Asociación de Bancos Argentinos) compraran la deuda impaga a los fondos buitre y así evitaran el default.

Sin embargo, el que salió con los tapones de punta a detener esta acción fue Kicillof. La operación fue abortada, ya que el martes en Caracas, poco antes de la cumbre del Mercosur, el ministro de Economía convenció a la Presidenta de no convalidar lo que antes había autorizado. Cristina lo apoyó al joven economista, y le dio las espalda a los otros.

Habrá que ver cómo siguen las internas en el seno del Gobierno. Lo que está claro es que uno ganó y varios perdieron.

COMENTARIOS