Impresoras 3D

Desde el 2016 se podrá imprimir y cocinar alimentos en una impresora 3D

Una empresa española aseguró que ya ha probado este tipo de impresoras, que tendrán conexión a Internet para acceder a las recetas preferidas y compartirlas en redes sociales, y podrán activarse con dispositivos móviles con el sistema operativo Android

viernes 1 de agosto de 2014 - 6:47 pm

El avance de la tecnología ya permite imprimir alimentos mediante una impresora 3D. Pero eso no es lo único: a partir del año 2016 se podrá no sólo imprimir sino también cocinar alimentos, algo que revolucionará la actividad gastronómica. Una empresa española tiene previsto comercializar un aparato de este tipo.

Este nuevo electrodoméstico tendrá conexión a Internet para acceder a las recetas preferidas y compartirlas en redes sociales, y será posible activarlo con dispositivos móviles con el sistema operativo Android, por ejemplo, desde la oficina, para tener el plato listo al llegar al hogar. [pullquote position=”right”]Desde el 2016 se podrá imprimir y cocinar alimentos en una impresora 3D[/pullquote]

Este revolucionario “cocinero“, ideal para los que quieren comer de restaurante, pero en el sofá de casa, “ya está probado y funciona”, aseguró a la agencia Efe Emilio Sepúlveda, consejero delegado y cofundador de Natural Machines, empresa responsable del proyecto, quien ha añadido que ahora sólo falta “depurar” la tecnología.

La primera versión de Natural Machines, que imprimirá alimentos aunque todavía no cocinará saldrá a principios del 2015, transformándose en pionera en “construir” menú con más variedad de productos que las que hay hasta ahora centradas en los dulces.

Permitirá incluir carne, verduras, frutas y masas, entre otras, ya que tiene carga simultánea para 5 cápsulas, según Sepúlveda, con lo que se podrán diseñar menús “espectaculares”, a la carta, de distintas formas geométricas y alturas, y que “no se podrían hacer a mano”.

A los alérgicos les permitirá preparar sus propios platos, como por ejemplo, unos raviolis sin gluten, y a las personas con problemas para masticar o tragar (disfagia) podrán degustar purés, con todas sus nutrientes, pero con formas mas agradables a la vista; por ejemplo, con la estética de un huevo frito o lo que la imaginación pida.

Pero lo más importante de esta impresora es que contribuirá con una alimentación “más sana, libre de los conservantes y aditivos químicos” de las comidas prefabricadas, según Sepúlveda.

También colaborará con el medio ambiente al evitar el desperdicio de alimentos y envoltorios, vinculados con los precocinados, porque en este caso, se imprimen sólo las raciones necesarias.
El dispositivo elaborará hamburguesas, pizzas, nuggets de pollo, diferentes pastas, galletas, y cualquier otra cosa, que el usuario sea capaz de imaginar.

COMENTARIOS