Indec

Indec: Los directores de la entidad se protegen de la inflación con dólares

Los directores de la institución se protegen de la inflación ahorrando en dólares en un contexto de cepo cambiario que obstaculiza el acceso a la moneda extranjera

lunes 2 de diciembre de 2013 - 6:54 am

Ana María Edwin y otros directores del  Instituto Nacional de Estadística y Censos, decidieron cubrirse de la inflación mediante ahorros en moneda extranjera.

A mediados del año pasado la presidente Cristina Kirchner decidió fortalecer el discurso de la pesificación, volcando su plazo fijo en dólares a pesos, Edwin mantuvo hasta fines de 2012 gran parte de sus ahorros en dólares. [pullquote position=”right”]INDEC: los directores de la entidad se protegen de la inflación en dólares[/pullquote]

Según la declaración jurada que presentó ante la Oficina Anticorrupción (OA), la ex directora de Recursos Humanos del Indec mantenía a fines de 2012 unos u$s192.846. Tenía además $27.276 pesos en una caja de ahorro y otros $37.800 en el “colchón”.

El Gobierno instaló desde octubre del 2011 el cepo al dólar e intentó sin éxito pesificar la economía en un marco inflacionario, lo que desató el cólera por el dólar paralelo, que llegó a cotizar a más de $10. En este contexto, la funcionaria del INDEC optó por la inversión más rentable para cuidar el excedente de su sueldo de $ 35.000 brutos mensuales.

El director de Metodología estadística del cuestionado organismo, Roberto Muiños, también cuida la mayor parte de sus ahorros en moneda extranjera. Muiños tenía en el colchón 115.902 euros, según la declaración jurada que presentó a fines de 2012.

Claudio Comari, director de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) y encargado de los polémicos índices de pobreza e indigencia, también elegía el dólar como moneda de ahorro. Según su declaración jurada ante la OA, a fines del año pasado tenía un plazo fijo en dólares por u$s 118.287.

Cuando los hechos superan al discurso, el entramado de posicionamientos estratégicos se hace evidente y los objetivos retóricos se devalúan, como el peso.

 

 

 

COMENTARIOS