Seguinos en nuestras redes

Espectáculos General

Conoce el pasado oculto de Jimena Cyrulnik

La modelo aseguró que varios famosos de renombre internacional intentaron conquistarla hace unos años atrás

La modelo Jimena Cyrulnik reveló que varios famosos de renombre internacional como los cantantes Bon Jovi, Mick Jagger y Enrique Iglesias, entre otros, intentaron conquistarla hace unos años atrás. [pullquote] Conoce el pasado oculto de Jimena Cyrulnik[/pullquote]

El programa “Desayuno Americano” llevó a los amigos de cada uno de los panelistas para que contaran intimidades, a pocas horas de la celebración del Día del Amigo.

Una amiga de Cyrlunik aseguró que varios famosos intentaron conquistarla. “Como amigas le dijimos ‘Jime hacé una patriada, hacelo por nosotras’, pero ella decía yo soy re fiel”.

“Ha rechazado a famosos. La encararon Mick Jagger y Bon Jovi y ella, Susanita, decía que se iba a casar. Pero dale, ¡es un Rolling! La encaró Enrique Iglesias, un Backstreet Boys…”, reveló una de las amigas de Cyrulnik.

Entre risas, la modelo consideró que no haber estado con Bon Jovi fue un error. “Me arrepiento públicamente de Bon Jovi, le hice una entrevista en su casa. De Mick Jagger no me arrepiento”.

Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Espectáculos

Sigue la polémica en Cebollitas tras las denuncias por maltrato: qué dijeron los actores

Los protagonistas de la serie que fue furor a fines de la década del noventa se refirieron a las distintas denuncias realizadas y dividieron aguas con otros artistas que manifestaron lo contrario.

Recientemente, el mundo del espectáculo se ha visto revolucionado en medio de las denuncias por maltrato que realizaron varios actores de Cebollitas, la exitosa tira que se emitió por Telefé entre 1997 y 1998. El éxito ocultaba un hecho oscuro que en los últimos días salió a la luz y generó controversia entre varios artistas que manifestaron una postura contraria a la de los demandantes.

La polémica se inició tras las declaraciones de Juan Yacuzzi, quien interpretaba a Coqui en la popular serie. “Para hacerla corta, si hoy grabaríamos de nuevo Cebollitas y tendríamos celulares guardados con los que podríamos grabar algo de las cagadas a pedos, los gritos de los directores, cómo nos tenían hoy no se podría hacer”, había dicho el actor días atrás en Mitre Live.

“Cuando grabamos salía todo perfecto, pero teníamos mucha presión. Yo era el más grande, pero había chicos de 8 o 9 años, como Gamuza y Dalma Maradona. ¡A veces se escuchaban unos gritos!, unas cagadas a pedo terribles”, agregaba el actor.

En otra entrevista, Yacuzzi también contó que tanto en esa ficción como en Chiquititas, había lo que ellos bautizaron una “pecera”: “Agarraron un cuartito de 4 x 4 y nos encerraron hasta grabar, estábamos cómo diez horas encerrados, todos juntos, no podíamos salir de ahí, era un caos. Antes estábamos en el bar, en el camarín hasta que dijeron ‘a partir de ahora todos encerrados’”.

Por su parte, Leonardo Centeno, quién interpretó a Hipólito en la mencionada ficción, tuvo sensaciones parecidas a las de Coqui y dijo que le parecía “interesante” que se sacara el tema. “A la distancia nos dimos cuenta de que un montón de cosas que pasaban que no estaban bien y en el momento o las veíamos así, estaban naturalizadas”.

En diálogo con Teleshow, detalló: “Recuerdo excesos verbales, encontrase con adultos exacerbados y cosas que con el cambio de época no podrían suceder. En todas las series que estuve siendo chico, laburo desde los nueve, vi cosas que tenían que ver con el trato a los niños que no estaban buenas, se sabía que había directores o productores que no tratan bien”.

Sin embargo, las declaraciones de “Coqui” dividieron aguas entre quienes participaron de esa serie. Un claro ejemplo fue Dalma Maradona, mencionada en la denuncia de Yacuzzi, que dijo no sentirse maltratada: “Yo nunca viví un maltrato. De hecho, los maltratos que vi en esa época eran más de algunos padres a sus hijos que de otras personas. Sí había una dinámica de grabaciones que hoy no están permitidas, pero hablo específicamente de horarios”.

En la misma línea, Brian Caruso, que interpretó a Gamuza -papel gracias al cual se hizo acreedor de un Martin Fierro-, contó a Teleshow su experiencia detrás del set y aseguró que no los maltrataban.

“La realidad es que nos tenían en un cuartito que era donde comúnmente íbamos todos a para pasar el tiempo. Cuando no tenías que grabar sino te ibas al bar pero no es que nos maltrataban como dice, no es que nos maltrataban completamente, que nos puteaban”, dijo.

No obstante, el plato fuerte de las críticas llegó de la mano de Carmen Barbieri, quien en aquel entonces encabezaba el reparto de la novela. Tras la repercusiones de la denuncia de Yacuzzi, decidió entrevistarlo en su programa Mañanísima (Ciudad Magazine) y se mostró indignada por las declaraciones realizadas. “¿Qué te pasó que decís que el director, que era un santo, te gritaba? ¿Los cámaras te maltrataban? ¿Qué estás diciendo mi amor?”, lo prepoteó de entrada al actor de 40 años.

Sin dejarlo meter bocado, la actriz continuó. “¿Sabés por qué me molesta? Porque se trata de niños, de menores y vos lo contaste de una manera como que todos te maltratábamos, o los encerrábamos y para nada pasaba eso. Es una mentira, una infamia espantosa“, disparó Barbieri, visiblemente molesta.

En ese sentido, Yacuzzi sostuvo que a los grandes los trataban de otra manera: “había una diferencia abismal porque nosotros grabábamos veinte escenas por día, nos equivocábamos en algo y nos gritaban de una manera terrible. Te lo puedo decir porque yo lo viví y un montón de chicos con lo que hoy en día hablo también vivieron lo mismo”, explicó.

Al escuchar que el actor continuaba en la misma postura, la conductora decidió dar por terminada la entrevista de forma abrupta: “Sigan ustedes porque yo con gente que inventa no hablo”.

Continuar leyendo

Espectáculos

Karina “la Princesita”, furiosa contra quienes la acusaron de cobrar millones por su show: “Me tienen las bolas infladas”

La cantante de cumbia se mostró indignada en las redes luego de que estallara la polémica por un recital que habría organizado el municipio de Quilmes, sin protocolos ni distanciamiento social.

Cansada de las especulaciones que la indicaban como responsable de haber cobrado un cachet millonario tras brindar un concierto en Quilmes, Karina “la Princesita” rompió el silencio a través de su cuenta de Twitter y apuntó contra quienes la señalaron.

“Me tienen las bolas infladas con los 8M. No deberían ensuciar a laburantes como yo, con mentiras y quilombos políticos”, comenzó escribiendo Karina en su descargo en Twitter.

El mensaje fue publicado en medio de la polémica en la que quedó inmersa Mayra Mendoza, por los festejos de los 72 años del barrio San Francisco Solano. La intendenta de Quilmes organizó un evento sin protocolos ni distanciamiento en el que Karina brindó un show musical y por el cual la acusan de haber cobrado ocho millones de pesos.

En ese sentido, aclaró: “No cobré esa suma ni cerca. Y no porque no quiera. No seamos hipócritas. ¿Quién no quisiera vivir de lo que ama y cobrar bien? Pero no a costillas del pueblo”, sentenció contundente la interprete de “Con la misma moneda”.

“¿Querés más? Este show ni siquiera lo pagó la Intendencia, lo hicieron de un sector privado y ni a ellos se les cobró tal suma”, detalló sobre el supuesto cachet.

Para cerrar su descargo, la participante de La Academia (El Trece) expresó su malestar sobre la acusación: “Espero que esta información totalmente verdadera sirva para que me dejen de romper las pelotas. Muchas gracias”, cerró.

Continuar leyendo

Espectáculos

Chano rompió el silencio con Jorge Lanata: “Consumía llorando y llamaba al dealer diciendo ‘no quiero más esto para mí'”

El cantante dialogó con el periodista en su programa radial, donde relató cómo vivió sus adicciones previamente a ser internado.

En un mano a mano para Lanata sin filtro, Jorge Lanata entrevistó a Chano Moreno Charpentier luego de su internación por un violento episodio del cual fue protagonista el pasado 26 de julio. En aquel entonces, el cantante había sufrido un presunto brote psicótico en su domicilio de Exaltación de la Cruz que derivó en una agresión a su madre y el disparo de un efectivo policial que había sido enviado al lugar.

Tras haber sido sometido a una intervención quirúrgica -en la que le extirparon el bazo, el páncreas, el riñón izquierdo y le suturaron una perforación del colon-, y luego de recibir el alta, el intérprete musical mantuvo una charla a corazón abierto con el periodista a quien le relató cómo fueron los días previos a su internación y cómo transitó sus adicciones.

“El egocentrismo y el egoísmo son cosas que tenemos los adictos. Dicen que un adicto tiene como destino el hospital o la cárcel, pero uno recuperado, el éxito, porque somos hábiles manipuladores”, reflexionó sobre su enfermedad y contó que durante su internación hizo “compañeros”: “Son buenas personas, sensibles, gente que se hace daño a uno mismo por no lastimar a nadie, pero lastimás más tu familia y a todo el mundo”.

Sobre los días previos a ese episodio, el cantante aseguró: “Tengo 40 años y cuando consumía terminaba muy mal, al borde del un brote psicótico, desde una semana antes no me acuerdo nada. De hecho, la última vez que vine acá te mentí, dije que estaba bien, pero ahí hubo varios días que no se qué pasó”.

En ese sentido, el cantante comentó que tuvo varias alarmas que lo hicieron reflexionar. “Unos días antes me interné, no le dije a nadie. Me interné muchas veces, el consumo era triste, no era algo de fiestas, social ni nada, consumía solo y estaba paranoico pensando que había gente en mi casa, consumía llorando, llamaba al dealer diciendo no quiero más esto para mí. Cuando estás con el consumo activo es difícil parar solo, parás con una tocada de fondo y tuve varias, pero esta vez no me acuerdo nada”.

Lanata quiso precisar sobre el momento exacto en el que despertó en la clínica pero el cantante insistió en no recordar demasiado sobre aquellos días. “Me acuerdo que me despierto atado, las muñecas contra la cama, no recordaba nada y quería que me suelten, me fueron dando medicación para calmarme, lo mandaron a mi hermano Bambi a contarme, es una de las personas que más quiero y no podía creer cuando me contaba lo que pasó, no lo creía, pensé que era algo que me dijeron para que parara de consumir”, sostuvo.

Y aseguró, apenado: “Desde las semanas antes no recuerdo nada, llegué a casa y empecé a ver objetos que había comprado que no reconocía, me contaron lo del tiro, la secuencia, me contó cosas mi médica en quien confío y a quien le contaba cuando consumía y no podía parar. Me contaron que estaba intubado y ella se acercaba y yo lloraba. Soy una persona buena, está mal que lo diga yo, pero no tengo relaciones conflictivas cuando no consumo”.

Respecto a su adicción, el cantante se mostró abierto a opinar del tema: “Padeciendo la enfermedad que padezco, y le digo enfermedad porque hay gente que no entiende que lo es, igual que la obesidad, hay gente que sufre y te estigmatizan pro ser estrella de rock, camarines y nada que ver, los camarines están poblados de gente sana. Yo me quería lastimas a mí mismo, es una pulsión que hace mi cabeza, mi cabeza sabe que soy inteligente para eso y las ganas no me vienen diciendo ‘qué rico’, sino diciendo ‘puedo ir a ese lugar, salir con esa chica que en el bolsillo tiene lo que yo quiero’”, recordó y dijo que “el deseo de un adicto es consumir y contarlo”.

En ese instante, Lanata lo interrumpió: “Es una fantasía”, a lo que Chano le dio la razón: “El ejemplo es que la mayoría de los adictos llaman al dealer para decirle que le compran 200 dólares y a las dos horas 200 mas y a las seis de la mañana el golpeas la puerta pidiendo mas. Yo era camarero y siempre arrancaba el día sin plata porque lo había gastado el día anterior, entonces cuando había 4 mesas ya calculaba la plata e iba llamando al dealer y terminaba casi duro sin poder hacer nada”.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR