Seguinos en nuestras redes

Judiciales

Hostigamiento: cómo vivió estos meses el equipo de Campagnoli

Afirman que fue la misma procuradora general Alejandra Gils Carbó, quien suspendió al fiscal, la que firmó las notificaciones para que varios de ellos trabajen en otras dependencias

Tras la suspensión del fiscal José María Campagnoli en diciembre, por investigar a Lázaro Báez, varios de sus colaboradores fueron mudados a otras oficinas. Y la semana pasada se conoció que ocho de los principales empleados judiciales que trabajaban en la fiscalía de Saavedra-Núñez fueron trasladados a otras dependencias, en contra de su voluntad.
[pullquote position=”right”]Hostigamiento: cómo vivió estos meses el equipo de Campagnoli[/pullquote]

Así, los empleados judiciales que trabajaban con Campagnoli denuncian una “persecución”, una campaña de difamación, amenazas de despidos y la reubicación de sus lugares de trabajo.

Afirman que fue la misma procuradora general Alejandra Gils Carbó, quien suspendió al fiscal, la que firmó las notificaciones para que varios de ellos trabajen en otras dependencias.

“Sin saber cuál va a ser el futuro de Campagnoli, consiguieron desguazar a su equipo de trabajo”, le indicó a La Nación Ignacio Rodríguez Varela, secretario letrado de Campagnoli desde hace 21 años.

En contraposición, los funcionarios que reemplazan al fiscal en sus funciones responden que ellos también vivieron momentos difíciles.

“Los empleados me hostigaron. Dejaban cerrado bajo llave el baño y la cocina de la fiscalía para que yo no pudiera entrar”, relató al mismo medio mencionado Cristina Caamaño, la reemplazante de Campagnoli en la fiscalía.

Por otra parte, los empleados denunciaron también que existe una “campaña de desprestigio” por medio de la página web del Ministerio Público que, dicen, ya que es usada para “escracharlos”.

Mencionan una carta del titular de la SIPE de la calle Tucumán, Norberto Sagretti, publicada en el sitio, donde se los acusa de haber permitido el ingreso de un grupo de periodistas del programa La Cornisa.

“No hago ninguna persecución”, se defendió Sagretti en diálogo con La Nación. “Acá pasaban periodistas y se hacían notas en la oficina y yo, que era el director, me enteraba después. Tengo que velar por cuestiones disciplinarias con los empleados que vinieron”, agregó.

Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TE PUEDE INTERESAR