Seguinos en nuestras redes

Salud

Cómo hacer la transición del pelo teñido a canoso

Consejos para llevar a cabo este proceso y lucir tu melena natural

Si te cansaste de teñirte el pelo y optaste por dejarte las canas, estas son las cuestiones a tener en cuenta para este proceso y las opciones recomendadas.

Arrastre de color pelo teñido

Es una técnica que se emplea cuando tenés el cabello teñido y querés devolverle el tono natural o aclararlo. Es una especie de decoloración a menos volúmenes, con menos tiempo de exposición y hecha en más ocasiones (ya que son más cortas). Así, se va aclarando hasta el tono adecuado.

En función de si luego querés mechas o matiz, deberás dejar el pelo en una u otra tonalidad, así en este caso se consigue que haya un menor contraste entre la tintura y la cana.

Es aconsejable hacerlo con profesionales y siempre que el cabello esté sano y realizando primero tratamientos de hidratación para que las fibras aguanten el proceso sin estropearse.

Mechas blancas para disimular canas

Las mejores mechas si tenés poquitas canas, son las babylights. Son muy delgaditas y se hacen por toda la melena, de manera que si tenés canas dispersas serán una excelente opción.

Las mechas para tapar las canas que debés elegir si estas te crecen a mechones son las gruesas. Es normal, a menudo, que los mechones frontales sean los primeros en perder su color, aprovechá y lucí tendencia con unas chuncky hightlights.

En cambio, si ya todo tu pelo está saliendo canoso, lo ideal será que te hagas unas californianas inversas, con la base lo más clara posible y mechas y reflejos para disimular las canas en otro color, como rubio y castaño claro o, si te va lo atrevido, en tonos mucho más oscuros; la esencia de unas californianas es que la gradación esté bien hecha, los colores son secundarios.

En cualquier caso, la forma más sencilla de cubrir canas con mechas es hacérselas donde están estas y dando simetría al dibujo en la melena. El pelo se decolora hasta quedar muy clarito y va un poco a gusto de cada una. La mecha no tiene que ser entera del mismo color, puede incluir blanco, platino, rubio extra claro arena o un matiz perlado… La idea es que dentro de la mecha y sus tonalidades se camufle la cana.

Matizar canas a rubio

Podés subirte un par de tonos o tres con un color convencional, o más si usás un oxigenante más fuerte o un superaclarante. Así, se seguirá notando que tenés el cabello teñido y te están saliendo canas pero dicha evidencia será mucho menor.

Tapar las canas con un rubio no siempre es posible. El rubio oscuro y el convencional, por ejemplo, son más oscuros. El claro y el extraclaro lo consiguen pero, no todas las marcas tienen cubrecanas tan altos.

Otra opción, o complementaria a esta, es retocar raíces canas con matiz a medida que crezcan, del color escogido, en función de los peinados que más uses. Así no te estás tiñendo entera continuamente pero sí vas repasando las raíces que dejás a la vista, como el contorno de todo el cabello, la coronilla o la raya si la llevás.

El baño de color para canas implica usar un color demipermanente del tono más parecido al que estés llevando. De este modo, cuando tu tratamiento de color haya perdido fuerza, se vivificará. Si es necesario, escogerás un tono para la cana y otro para el resto.

Dejar de teñirse

Las opciones anteriores servían para llevar una transición en la que la diferencia entre cana y tinte sea la mínima posible. Pero si querés dejarte las canas de una, usá un shampoo matizador de color violeta que neutralizará el color de tu cana, blanqueándola todo lo posible conforme va haciéndose amarilla; sólo con unos lavados verás cómo va cambiando la tonalidad.

Fuente: Mi Pelazo

TE PUEDE INTERESAR