Seguinos en nuestras redes

Política

“Sos un cagón”: Mayra Mendoza cruzó a Jorge Ferraresi y se tensa la interna en La Cámpora

En la sede provincial de La Plata, la intendenta de Quilmes arremetió contra el intendente de Avellaneda en medio de la disputa por el dominio del peronismo local.

La reunión que debía ser una ocasión relajada, donde los intendentes celebraban la firma de convenios por $4.000 millones con Provincia Leasing del Banco Provincia, se vio ensombrecida por las tensiones internas dentro del kirchnerismo. En este contexto, la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, lanzó un insulto hacia su par de Avellaneda, Jorge Ferraresi, acusándolo de actuar sin aviso ni invitación al encabezar un acto en Bernal: “¡Sos un cagón!”.

El incidente ocurrió en uno de los salones de la gobernación de La Plata, donde Axel Kicillof convocó a diez jefes comunales para formalizar acuerdos de leasing destinados a la adquisición de bienes municipales. A pesar de la foto de Juan Domingo Perón junto a Eva Duarte en la cabecera, la atmósfera que se esperaba festiva se vio dominada por la seriedad.

Entre los intendentes, el ambiente más tenso fue el de Gastón Granados, intendente peronista de Ezeiza, quien quedó flanqueado por Mayra Mendoza y Jorge Ferraresi. La intendenta de La Cámpora, que ya había mostrado su malestar hacia el gobernador en ocasiones anteriores, esta vez expresó abiertamente su descontento.

La molestia surgió porque Ferraresi había encabezado un plenario en Quilmes el día anterior, organizado por Gabriel Berrozpe y el concejal Ariel Burtoli, en la sede de la agrupación “Peronismo por la Soberanía” en Bernal Oeste.

“Gracias Jorge Ferraresi porque tu palabra tiene valor, sos un ejemplo de gestión y de buen peronista, te seguiremos acompañando para fortalecer a nuestro gobernador Kicillof en la defensa de los bonaerenses y por el pacto con el pueblo”, señaló Berrozpe en sus redes. Y remató: “Hoy en Bernal Oeste empezó una construcción militante, desde abajo hacia arriba y de la periferia al centro, para sumar fuerza política transformadora de la realidad que nos duele”.

En La Cámpora, especialmente en Quilmes, interpretaron el acto como una provocación directa contra Mayra Mendoza. Consideraron que el evento no sólo promovía el lema “Todos con Axel”, sino que también criticaba a otros sectores del peronismo, lo que, según ellos, fomenta divisiones internas. Medios locales respaldaron esta interpretación al citar declaraciones de Ferraresi sobre el año 2025, como “la lapicera no la van a tener los mismos de siempre”.

Una vez que la foto del evento se difundió, en la Municipalidad de Quilmes predominaba la sensación de que el gobernador no debería ignorar estas situaciones. Además, señalaron que acciones similares se habían organizado en Merlo para el intendente Menéndez y en San Fernando para el massismo, bajo la conducción de Juan Andreotti.

Según el entorno de Mayra Mendoza, durante la reunión del martes en La Plata, Kicillof hizo caso omiso de la situación. La intendenta de La Cámpora expresó su enojo y le hizo saber al gobernador, quien no puede buscar la reelección y está considerando un rol nacional, que no puede permitir que estas cosas pasen sin reacción.

Después del encuentro formal, Mayra Mendoza entendió que Ferraresi intentó evitar cualquier confrontación y lo buscó para enfrentarlo personalmente. “Sos un cagón”, le dijo directamente. Fuentes cercanas a la jefa comunal aseguran que Ferraresi bajó la cabeza ante estas palabras.

Pero más allá de este enfrentamiento personal, Mayra habló con Axel Kicillof, con Juan Cuattromo como testigo, presidente de Banco Provincia. En esa conversación, según fuentes de Quilmes, la jefa comunal le expresó que consideraba “un error político seguir fomentando la interna”.

Además de Mendoza, Ferraresi y Granados, en ese salón también estaban presentes los intendentes Daniel Stadnik de Carlos Casares, Luis Pugnaloni de Hipólito Yrigoyen, José Luis Salomón de Saladillo, Arturo Rojas de Necochea, Walter Wischnivetzky de Mar Chiquita, y el jefe comunal interino Fernando Rodríguez de General Pinto.

Las diferencias internas dentro del peronismo han llevado al presidente del Partido Justicialista bonaerense, Máximo Kirchner, a convocar elecciones internas unificadas con las nacionales para noviembre. Una de las principales disputas es la sucesión de Axel Kicillof en la gobernación.

El descontento expresado por Mayra Mendoza podría intensificarse este viernes. Ferraresi tiene programado otro acto en Lanús, otro distrito gobernado por La Cámpora bajo la intendencia de Julián Álvarez. El foco de la controversia se centra en la Tercera Sección Electoral, históricamente dominada por el peronismo desde 1997.

El evento está planificado en el club Juncal de Lanús Este bajo el lema “La Patria no se vende”. En Lanús, Ferraresi cuenta con el respaldo de la concejal Belén Berrueco, quien rompió el bloque de Unión por la Patria, así como su hermano Ezequiel Berrueco, secretario Ejecutivo del Instituto Provincial de Formación Laboral. También colabora en este armado el dirigente Hernán Lakota, funcionario municipal.

Por otro lado, Juan José Mussi, el octogenario intendente de Berazategui, ha adoptado una estrategia diferente. Invitado por el exvicegobernador Gabriel Mariotto, Mussi visitó Lomas de Zamora y optó por evitar polémicas con La Cámpora. A pesar de ser un impulsor de Kicillof, en la sede del sindicato Luz y Fuerza de Temperley, Mussi evitó confrontaciones y mostró respeto hacia el jefe comunal Federico Otermín. Con 83 años de edad, Mussi juega un rol destacado en la interna peronista con experiencia y tacto.

TE PUEDE INTERESAR