Seguinos en nuestras redes

Política

Ley Bases: el papel decisivo de Victoria Villarruel ante un posible empate

A medida que el oficialismo espera asegurar los votos necesarios para aprobar el proyecto, la figura de la vicepresidenta podría ser crucial.

En el juego estratégico de la política parlamentaria, cada detalle cuenta. Por eso, la presencia de Victoria Villarruel en la Cámara de Senadores es crucial para el oficialismo ante la posibilidad de un empate en la votación de la Ley Bases.

Aunque el oficialismo confía en asegurarse los votos necesarios para aprobar la iniciativa tanto en general como en particular, no descartan un escenario de paridad donde el desempate podría quedar en manos de Villarruel o del presidente provisional del Senado.

En medio de la incertidumbre y la tensión generada por los incidentes en las cercanías del Congreso, será Villarruel o Bartolomé Abdala quienes tendrán la responsabilidad de desempatar la votación.

La hora será determinante, ya que el presidente Javier Milei tiene programado su viaje a Italia a las 22:30 horas. En caso de que Villarruel esté reemplazando al presidente, la decisión final recaerá en Abdala. 

Según el reglamento del Senado, el presidente provisional emitirá su voto como senador y también el voto decisivo, sea de forma oral o a través del sistema electrónico. Aunque se ha aceptado la práctica del voto doble del presidente provisional, algunos plantean reservas al respecto.

Esta situación evoca lo ocurrido en 2008, cuando el entonces vicepresidente Julio Cobos desempató en la votación sobre la resolución 125 de retenciones agropecuarias, votando en contra de la posición del Gobierno de Cristina Kirchner.

Con el vicejefe de Gabinete, José Rolandi, monitoreando la sesión desde el recinto, en los pasillos de Casa Rosada se maneja la confianza de contar con los votos necesarios para la aprobación en general del proyecto, pero existe preocupación por la votación del articulado.

Según los cálculos del Ejecutivo, estiman que podrían alcanzar los 38 votos favorables para la aprobación en general. Sin embargo, persisten serias dudas sobre la votación particular, lo que hace que un escenario de empate sea una posibilidad concreta.

En Casa Rosada hacen números y afirman contar con “36 votos firmes”. A pesar de las expectativas de obtener el respaldo de algunos senadores peronistas en puntos específicos del articulado, el Gobierno reconoce que la decisión clave recae en el voto del radical Martín Lousteau, quien ya anunció que votará en contra.

Si el proyecto es aprobado, el oficialismo sabe que volverá a la Cámara de Diputados para ser revisado con posibles modificaciones. En caso de ser rechazado, el Gobierno ya ha anticipado que retirará el paquete fiscal. “No hay paquete sin ley, eso está más que claro”, subrayaron.

TE PUEDE INTERESAR