Seguinos en nuestras redes

Política

“Puso su firma por $40 mil”: las declaraciones que complican al Polo Obrero en la causa de las facturas truchas

La hermana del titular de una de las cuatro empresas que son investigadas por desviación de fondos y la presentación de documentación apócrifa aseguró que él “estaba sin trabajo” cuando aceptó el trato y que “lo hizo por dinero”.

Mientras el juez federal Sebastián Casanello avanza en su investigación sobre las dos empresas sospechadas de hacer facturas truchas al Polo Obrero para simular gastos y ocultar el destino final de los millones de pesos que la organización recibió como unidad de gestión del Potenciar Trabajo, una nota periodística reciente reveló los nombres de María Soledad Vega y Luis Alexander Pichuaga, cuyas firmas aparecen como los fundadores de las compañías.

Por asumir la titularidad de las formas, Pichuaga habrían cobrado $40.000.

La Justicia ya tiene probado que de los $113 millones que el Polo Obrero recibió del exMinisterio de Desarrollo Social, $25 millones se desviaron a la imprenta Rumbos y a Coxtex S.A., que para la AFIP es una empresa que se creó para emitir facturas truchas. La empresa comenzó a funcionar el mismo año en que el Polo Obrero comenzó a recibir millones de pesos del Potenciar Trabajo.

Esta última hizo recibos apócrifos por $5 millones entre 2020 y 2023, que luego se ocultaron en las otras tres empresas adjudicadas a Pichuaga y Vega, según reveló la investigación.

En el marco de esta causa, su pareja, Carolina, y su hermana, Alexandra, en diálogo con TN, defendieron a Luis Alexander y afirmaron: “No sabemos nada de la empresa esa. Como estaba sin trabajo, firmó para un conocido y le daba $40 mil por mes. Mi hermano lo hacía por la plata”. Ese monto incluía la firma por las otras tres compañías, agregó. “Es todo lo mismo. Todo lo hizo con la misma persona. Y también le pagaron por crear estas empresas. Le pagaron $40 mil por todo”.

“Él firmó, pero no es el dueño, firmó por necesidad porque le daban una plata por mes. Él firmó como que era el dueño, (lo hizo) para un conocido”, afirmó y añadió: “No tiene idea de cómo se manejaba esa empresa”. Alexandra desconoce el nombre de la persona que le ofreció el pago a su hermano.

También agregó que Pichuaga estaba “sin trabajo” en el momento en que le ofrecieron crear la empresa y que firmaba “desde hace unos años”. Sin embargo, destacó: “Hacía rato que no estaba cobrando. Le pagaron dos o tres veces. Tenía que ir una vez por mes, tenía que volver a firmar porque le pedían otro papel”, pero “nunca más le pagaron”. Actualmente, el acusado “trabaja en una estampería”.

En cuanto a su vínculo con el líder del Polo Obrero, la hermana confirmó que Pichuaga “no conoce a Belliboni, iba hasta una escribanía, firmaba y volvía. No tenía contacto con esa persona”. Según manifestó, el hombre tampoco conoce a María Soledad Vega.

Carolina, a diferencia de su cuñada, rechazó todas las evidencias. Aseguró que nunca había escuchado a su marido mencionar Coxtex e hizo hincapié en que su único ingreso viene del trabajo como “estampador” en una empresa de textiles cuyo nombre no pudo recordar. “Ni yo conozco a Coxtex, ni sé quiénes son. Me enteré porque vino la policía a allanar”, dijo la mujer y agregó: “(Alexander) trabaja en una empresa de estampas, es estampador de remeras”.

Alexandra, hermana de Pichuaga, reconoció que él aceptó $40.000 por firmar como titular de las cuatro empresas. (Foto: captura de TN)

Además, declaró que no conoce a María Soledad Vega y aseveró que Pichuaga nunca hizo negocios con ella. “Él no tiene ninguna relación con nadie que mencionaste”, remarcó, incluyendo a Eduardo Belliboni. “De esos nombres, sacando a mi marido, jamás escuché hablar de ninguna de esas personas”, sostuvo.

En cuanto a las facturas apócrifas que Coxtex le vendía al Polo Obrero, la mujer repitió: “No sabía. De verdad que no sabía”. Asimismo, negó que en su casa se hubiesen guardado computadoras, parlantes u otros elementos electrónicos.

Y concluyó: “La policía vino a buscar papeles, documentación. Estuvieron un buen rato y se fueron, y no se llevaron nada porque no había nada”.

TE PUEDE INTERESAR