Seguinos en nuestras redes

Policiales

Detuvieron a Abel Guzmán, el prófugo por el asesinato al peluquero en Recoleta

El hombre acusado por el homicidio del colorista Germán Medina fue capturado en el partido de Moreno.

Abel Guzmán (43), quien tenía un pedido de captura desde el 21 de marzo de 2024 y una recompensa de $5.000.000 por su cabeza, fue capturado este miércoles tras evadir a la justicia durante 10 semanas. 

Guzmán fue filmado asesinando de un tiro en la cabeza al colorista Germán Medina en una peluquería de Recoleta, y su imagen circuló ampliamente en redes sociales y medios de comunicación.

Según detallaron las fuentes oficiales, la División Capturas de la Policía de la Ciudad localizó al homicida en una casaquinta en Moreno, específicamente en la calle Miserere, entre Roma y Leonardo da Vinci. Allí fue detenido tras un aviso de una vecina que lo identificó y gracias al rastro de los IP que lo ubicaban en la zona, aunque sin la ubicación precisa.

Un vecino de la cuadra donde se escondía Guzmán relató a TN: “Salí y lo tenían dos policías sacándole fotos. Cuando lo vi pensé: ‘Este tiene cara conocida’”. Y agregó: “Se ve que estaba viviendo hace poco ahí, en esa casa donde vive una señora grande. Nunca lo había visto. Lo noté tranquilo”.

Otra vecina mencionó que el ahora detenido trabajaba para una señora de unos 80 años, quien no sabía nada de su pasado y salió a preguntar qué había sucedido cuando los policías llegaron.

El cruel asesinato de Germán Medina, un colorista de 33 años con una larga trayectoria, ocurrió la noche del 20 de marzo en la peluquería Verdini, ubicada en la calle Beruti, un salón frecuentado por celebridades. 

Durante el ataque al peluquero, Guzmán increpó a un grupo de empleados y disparó contra Medina. Este último, a pesar de ser trasladado con vida por personal del SAME al Hospital Fernández, murió pocos minutos después.

Tras el crimen, el asesino logró huir por una ventana y permaneció prófugo durante 10 semanas. El Juzgado N°48, a cargo del juez Javier Sánchez Sarmiento, emitió un pedido de captura al día siguiente del asesinato, y la tarea de encontrarlo recayó en la División Homicidios de la Policía de la Ciudad. 

El 22 de abril, el Gobierno de la Nación ofreció una recompensa de $5.000.000 por información que condujera a la captura de Guzmán, cuya propuesta fue originada por la Unidad de Captura de Prófugos de la Unidad Fiscal Especializada en Investigación Criminal Compleja (UFECRI), a cargo del fiscal José María Campagnoli. Así, los detectives siguieron múltiples pistas que los llevaron desde Béccar hasta Santiago del Estero, basándose en llamados anónimos.

Finalmente, Guzmán fue capturado en una casaquinta en Moreno, en la calle Miserere, gracias a un aviso de una vecina y al rastreo de IPs que lo ubicaban en la zona. 

Este miércoles, desde el lugar donde atraparon a Guzmán, el abogado del dueño de la peluquería Alejandro Cipolla señaló: “Pudo haber complicidad por parte de la familia para que continuara prófugo”. Y agregó: “Aparentemente, cada dos o tres días se movía de lugar. Llegó a este domicilio por recomendación de un amigo. Voy a solicitar la detención de esta persona, porque sería un encubrimiento”.

Guzmán, domiciliado en la calle Agrelo, en Merlo, trabajaba en la peluquería de Recoleta desde hacía al menos siete años, al igual que Medina. Ambos tenían una destacada trayectoria en el mundo de los salones de belleza, trabajando para reconocidos empresarios del sector.

TE PUEDE INTERESAR