Seguinos en nuestras redes

Judiciales

“No tengas miedo, dale”: los detalles de la denuncia por abuso sexual contra Fernando Espinoza

El intendente de La Matanza fue procesado por “tocamientos impúdicos” a una ex secretaria privada. Además, la Justicia lo embargó por $1.500.000.

El Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N°31 procesó al intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, por abuso sexual simple. La denuncia fue realizada por su exsecretaria privada, acusándolo de haberla abusado sexualmente en su propio departamento, lo que derivó en un proceso judicial en curso.

Además de ser acusado por “tocamientos impúdicos”, el político fue procesado por desobedecer la orden judicial de no contactar a la denunciante, quien afirmó haber recibido presiones tanto del intendente como de una expareja para que retirara la denuncia.

La causa está siendo investigada por la UFIJ N°8, a cargo de Alejandra María Núñez, y ha tenido avances significativos. Aunque Espinoza continuará en libertad, la jueza María Fabiana Galletti lo procesó penalmente y le trabó un embargo por $1.500.000.

Los detalles de la causa

La denunciante relató que comenzó a trabajar “en negro” en la Municipalidad de La Matanza como secretaria privada de Espinoza, pero registrada con el nombre falso de “María Micucci”, sin saber por qué. Durante ese tiempo, cobraba $150.000.

Según su testimonio, días antes del presunto abuso, el intendente le dijo que iría a su casa a cenar. “Fue una imposición como algo decidido por él”, reveló en su testimonial. Y añadió: “Me intimidó, no tenía opción de decir que no. Terminé aceptando, pero presionada”.

A pesar de tener novio, le avisó sobre la cena con Espinoza, y este le respondió que “era su amigo”, por lo que “era normal que quisiera cenar con allegadas al trabajo, que solía hacerlo”.

“Esa noche no pasó nada y cenamos normalmente, pero me sentí muy incómoda. A los pocos días, volvió a mi casa. Durante la cena tuve una sensación física extraña. Pensé que me había puesto algo en la bebida. Él me preguntó cosas personales y yo le aclaré que estaba en pareja con su amigo”, relató.

Según trascendió en su declaración, el día 10 de mayo fue la tercera y última vez que cenaron. “Ese día en la Municipalidad el imputado le ordenó que se fuera temprano porque a las 21.00 horas iría a su casa, a lo que agachó la cabeza por sentirse ‘consumida de estrés y presión, porque era una decisión de él, nunca le preguntaba’”, dice el procesamiento fiscal al que tuvo acceso TN.

Según el relato de la víctima, después de cenar, Espinoza le pidió masajes debido a dolores cervicales y de espalda, a lo que ella ofreció darle algún calmante muscular, pero él insistió. “No tengas miedo, dale”, le habría dicho, mientras la miraba de manera intimidante. “Se desabotonaba la camisa y me insistía con que no tuviera miedo porque las mujeres de sus amigos para él tenían bigote”, mencionó la denunciante.

El intendente habría comenzado a manosearla mientras le decía “Quedate tranquila, siempre te tuve ganas. Va a estar todo bien”. Luego, según la denunciante, intentó desnudarla contra su voluntad: “Me dijo que se iba, que no me preocupe, pero de una manera amenazante”, añadió la mujer.

Ante el llanto de la secretaria, Espinoza le aseguró que no la echaría: “No, gorda. Esto queda acá entre nosotros. Lo que pasa en el trabajo es cosa del trabajo”. Sin embargo, la última frase que deslizó habría sido: “Sos una boluda, no sabes lo que te perdes”.

La denuncia de la mujer se produjo varios días después del presunto abuso, luego de recibir un mensaje que la afectó emocionalmente. En ese mensaje, Espinoza le habría escrito por Telegram: “Cuándo me vas a invitar a cenar de nuevo”. Esto llevó a la denunciante a solicitar una medida cautelar para que el intendente no se acercara a menos de 500 metros de ella.

Posteriormente, la mujer reportó a la policía que había recibido mensajes amenazantes de personas cercanas a Espinoza: “Retirá la denuncia y no te va a pasar nada”, relató. Además, afirmó que el propio intendente visitó su casa un mes después del incidente para proponerle conseguirle otro trabajo a cambio de que retirara la denuncia.

En su declaración, la mujer también mencionó al jefe de Gabinete municipal, Claudio Lentini, quien le entregó un documento para que firmara, supuestamente desestimando la denuncia, con el objetivo de presentarlo ante el juez de Instrucción. Entre las pruebas adjuntó un mail enviado por la secretaria de Lentini y un audio en donde se escucha al funcionario pedirle que firme el papel y lo entregue al día siguiente.

La jueza Galletti, en su dictamen de procesamiento, volvió a solicitar una restricción total de acercamiento y contacto entre Espinoza y la denunciante, bajo amenaza de prisión en caso de incumplimiento.

TE PUEDE INTERESAR