Seguinos en nuestras redes

Política

Cristina Kirchner busca influir en la elección del próximo líder del Partido Justicialista

La ex presidenta intensifica su actividad política con la mira puesta en el PJ nacional y propone realizar las elecciones internas para noviembre.

Cristina Elisabet Kirchner ha incrementado su presencia en la escena política argentina en las últimas semanas, realizando múltiples apariciones públicas y marcando su posición frente al Gobierno nacional y la interna del peronismo. Tras sus recientes discursos en Quilmes y el Instituto Patria, ahora se prepara para participar en un acto en homenaje al padre Carlos Mugica tras ser invitada por los “curas villeros”.

En su primera aparición en Quilmes, la ex presidenta mostró su respaldo a la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, quien es considerada una figura clave para su hijo Máximo Kirchner y una posible sucesora de Axel Kicillof en la provincia de Buenos Aires, con quien los Kirchner mantienen una relación tensa.

En medio de esta situación, Cristina busca influir en la elección del próximo titular del Partido Justicialista Nacional. Esto se debe a que el próximo martes, la conducción del PJ se reunirá en el histórico local de Matheu 130, en CABA, donde discutirá la posibilidad de realizar elecciones internas en noviembre. 

Anteriormente, Cristina ya había dicho que “los dirigentes y los militantes tienen que estar preparados, no podemos salir más a la bartola e ir a un canal de televisión a putear a otro compañero”. “Vayan a hablar de las cosas que le interesan a la gente. No hay que discutir pelotudeces”, enfatizó.

Esos dichos –cuyo destino presumen que fue hacia su ex fiel Andrés “Cuervo” Larroque, quien antes había criticado al círculo de Máximo Kirchner– recobran vida en los que serán sus representantes en la mesa del PJ. Entre ellos, aparece la figura de Wado de Pedro, quien es su delegado hace tiempo ante la cúpula justicialista, donde siempre se mueve en silencio. 

El ex ministro del Interior y hoy senador nacional, conocido por su perfil bajo, se ha mostrado recientemente con dirigentes locales como Federico Otermin, el sucesor de Martín Insaurralde en Lomas de Zamora; lo que sugiere un movimiento estratégico dentro del peronismo.

No obstante, ahora se espera que se reúnan dirigentes que no pregonan el peronismo kirchnerista con el objetivo de abordar la reorganización interna del partido. Desde los gobernadores Gildo Insfrán y Ricardo Quintela hasta los ex funcionarios nacionales Santiago Cafiero y Juan Manuel Olmos. Además de los vicepresidentes del Consejo justicialista, Cristina Álvarez Rodríguez, Axel Kicillof, Juan Manzur, Analía Rach Quiroga y Lucía Corpacci, quienes (en teoría) conducen el Partido a partir del paso al costado del máximo cargo partidario de Alberto Ángel Fernández.

Asimismo, en el encuentro del próximo martes, se especula con que se proponga la fecha del 17 de noviembre para la elección de una nueva conducción. En este contexto, el cristinismo podría postular a Cristina Kirchner como primer congresal, lo que la colocaría como una potencial líder del partido, un escenario impensado hace algunos años.

Sin embargo, este movimiento de Cristina Kirchner se da en un contexto donde el peronismo enfrenta una creciente competencia de otros sectores políticos, como los partidos libertarios, cuya simpatía ha aumentado según un estudio de la Consultora Aresco

De acuerdo al informe, la medición la encabeza La Libertad Avanza con un 25,6% pero son seguidos por el “peronismo no kirchnerista” con el 19,4%. Y tercero recién aparece el “Kirchnerismo” con el 14,8%. De hecho, varios justicialistas se entusiasmaron con el estudio de esta consultora hoy muy valorada por el Presidente Milei.

Como se contó esta semana en Clarín, el 1 de mayo (mientras la CGT se movilizaba a Plaza de Mayo por el Día del Trabajador), la reunión entre Sergio Massa, Máximo Kirchner, Mayra Mendoza y otros dirigentes peronistas en San Fernando marcó un punto de inflexión en las relaciones políticas dentro del peronismo bonaerense. Durante el encuentro, se abordaron diversos temas, incluida la Ley Bases y el conflicto entre el cristinismo y Axel Kicillof.

En particular, Máximo Kirchner expresó sus preocupaciones respecto a la ausencia de cuadros de La Cámpora en el gobierno de Kicillof, así como también sobre la sucesión provincial y la conducción de los intendentes. Esta situación ha generado tensiones internas dentro del peronismo bonaerense, y Massa, al escuchar las razones de Cristina y Máximo sobre Kicillof, buscó tender puentes para encontrar una solución.

Se dice que después de la reunión en San Fernando, se iniciaron conversaciones entre Massa, Cristina, Mendoza, Andreotti y otros referentes del peronismo bonaerense, con el objetivo de resolver los conflictos y buscar una mayor unidad dentro del partido. Mientras tanto, se espera que Massa y Kicillof puedan resolver sus diferencias y que se encuentre un lugar para un representante del Frente Renovador en el gobierno provincial.

Por otro lado, Kicillof tiene previsto un acto en Florencio Varela con un tono desafiante hacia el Patria, y también se espera una reunión de la cúpula del PJ, donde el cristinismo espera que se vote una nueva conducción el 17 de noviembre, fecha en la que el nombre de Cristina Kirchner podría volver a figurar en una lista peronista.

TE PUEDE INTERESAR