Seguinos en nuestras redes

Economía

Escándalo en el BICE: renunció el titular del organismo luego de que Economía frene el aumento salarial

El incremento iba a ser tratado en el marco de una asamblea del estatal Banco de Inversión y Comercio Exterior, pero Hacienda no lo autorizó y Juan Manuel Troncoso dejó la presidencia.

El Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) se vio sacudido por un escándalo luego de que el Ministerio de Economía desautorizara un aumento salarial para el directorio del banco. En la previa a una asamblea en la que se iba a tratar este tema, el titular del BICE, Juan Manuel Troncoso, presentó su renuncia.

Además de Troncoso, también habría renunciado el vicepresidente de la entidad, Patricio Milic, que integra un directorio en el que a comienzos de esta administración había sido confirmado Nicolás Scioli, hermano del secretario de Turismo y Deportes de la Nación.

La medida se da en el marco de la política de austeridad del gobierno, que busca evitar situaciones como el reciente aumento salarial en YPF que generó malestar social.

En medio de la convocatoria de la CGT a un paro general, el BICE llevará a cabo una asamblea en la que tradicionalmente se definen los honorarios anuales de sus directores. Sin embargo, en un debate previo, las autoridades decidieron evitar este tema para alinearse con el congelamiento salarial impuesto por el Ejecutivo. En la reunión del directorio, se aprobará la memoria, los estados financieros, el ejercicio social, la gestión y los honorarios abonados en el 2023.

Si bien desde el BICE se negó que la renuncia de Troncoso estuviera relacionada con el tema salarial, fuentes cercanas al directorio indicaron que hubo desacuerdo en el seno del mismo respecto a este tema. En este punto, una calificada fuente de Economía consultada por LA NACION mencionó que “se querían llevar el sueldo a $12 millones”, lo que generó tensiones internas.

Cerca de uno de los directores del organismo, por su parte, se explicó que el “ruido” entre las autoridades del organismo se originó en un debate previo sobre el temario de la asamblea del jueves 9 de mayo. Al parecer, no hubo acuerdo en incluir una fórmula para actualizar los ingresos de los directores. “Hubo una idea de fijarlo por debajo de la inflación pero la mayoría planteaba patearlo para más adelante porque hoy cualquier monto iba a caer antipático”, indicaron.

En el Ministerio de Economía, al parecer, intentaron evitar un efecto similar al ocurrido en YPF, donde el exorbitante aumento autorizado para el directorio el 26 de abril generó malestar social. Este aumento fue cercano al 40% por encima de la inflación para los miembros del directorio de la petrolera estatal en el ítem “honorarios, remuneraciones y retribuciones por todo concepto”. Según el diputado Itahí Hagman, los directores llevaron sus ingresos a unos $70 millones en promedio.

La política de austeridad impulsada por Javier Milei, que llevó al desplazamiento de varios funcionarios por el salariazo autorizado a los sueldos de febrero del alto funcionariado, ha generado malestar en distintos ámbitos del Estado. En el Senado, por ejemplo, provocó una sesión escandalosa en la que se autorizó un aumento de más del 200%. Además, algunos secretarios de Estado se quejan de que, además del impacto inflacionario, volverán a ser alcanzados por el impuesto a las Ganancias.

El problema de fondo radica en cómo garantizar un recurso humano de calidad en el Estado cuando los salarios están en descenso debido a la inflación. En este contexto, en el oficialismo se observa con suspicacia una práctica cada vez más recurrente: funcionarios que son designados ad honorem pero que cobran salarios altos como directores o síndicos de empresas estatales.

TE PUEDE INTERESAR