Seguinos en nuestras redes

Política

Ley Ómnibus: el oficialismo quiere apurar el dictamen pero la reforma laboral tensa las negociaciones

Aunque el titular de la Cámara de Diputados busca avanzar con la Ley Bases, un sector de la UCR y el PRO advierte que el paquete laboral es una condición necesaria para avanzar.

El presidente de la Cámara de Diputados, Martín Menem, está preparando la convocatoria al plenario de comisiones para dictaminar la Ley Bases y el paquete fiscal este jueves. Sin embargo, surgió un problema que complica el acuerdo: la Reforma Laboral.

Miguel Pichetto, líder de una bancada de 23 diputados, expresó su descontento el martes porque se incluyeron en el proyecto de Ley Bases un montón de artículos sobre la Reforma Laboral, cuando había acordado que sólo apoyaría una reforma “acotada”. Este miércoles, el legislador declaró públicamente que no votaría la reforma tal como estaba.

Ante esta situación, el oficialismo está considerando sacar la Reforma Laboral del proyecto y discutirla por separado en otro momento. No obstante, esto generó preocupación en la UCR, que considera que la reforma es una condición para avanzar con la Ley Bases.

Como si fuera poco, el PRO también se mostró en desacuerdo con la situación. “Peligra la Ley Bases si todo continúa así como hasta ahora”, aseguraron desde la bancada.

Cristian Ritondo, Diego Santilli y Silvana Giudici se retiraron de una reunión, expresando que “El PRO no puede seguir apoyando al Gobierno si ni los propios diputados de LLA ni el presidente de la Cámara están sentados en la mesa de negociación”. “No podemos ayudar si ellos no escuchan y negocian con el radicalismo”, sentenciaron.

En tanto, desde otra bancada sentenciaron que el enojo del PRO en verdad tuvo que ver con el planteo de votar en el recinto la reincorporación del artículo del tabaco.

La incorporación de la Reforma Laboral al proyecto fue un pedido del PRO y la UCR. Incluso, el bloque radical presentó su propio proyecto, que fue recibido por el jefe de gabinete, Nicolás Posse, en la Casa Rosada.

“Es un compromiso que el Gobierno asumió con nosotros. Es la reforma más importante y relevante. No vamos a aprobar la ley bases si no está la reforma laboral”, sentenció un alto dirigente de la UCR en diálogo con Clarín.

Pichetto propuso una reforma laboral “light”, votable para todos, con tres puntos principales: la extensión del periodo de prueba (que podría ser entre 6 y 8 meses); creación de un régimen de cese laboral (tipo UOCRA) optativo por convenio colectivo para reemplazar indemnizaciones; y sobre las multas a empleadores por trabajo no registrado deben ponerse de acuerdo en si directamente las eliminan o suspenden por dos años o las reducen.

TE PUEDE INTERESAR