Seguinos en nuestras redes

Judiciales

Luego de cambiar de abogado, Máximo Thomsen le hizo tres reclamos a la Justicia

Luego de que Casación ratificara la condena a prisión perpetua por el homicidio de Fernando Báez Sosa, el joven solicitó que se descarte la figura de homicidio en agresión y que se quite el dolo en la pena por el asesinato.

Hace días, Máximo Thomsen, uno de los rugbiers condenados a prisión perpetua por el homicidio de Fernando Báez Sosa perpetrado en enero 2020, contrató al abogado Francisco Oneto para que lleve adelante su defensa, luego de que la Cámara de Casación bonaerense confirmara las condenas que fueron impuestas por el Tribunal Oral en lo Criminal N°1 de Dolores

En febrero de 2023, a tres años del salvaje ataque, Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Enzo Comelli, Matías Benicelli y Luciano Pertossi fueron condenados a prisión perpetua. En tanto, Ayrton Viollaz, Blas Cinalli y Lucas Pertossi recibieron penas de 15 años de cárcel como partícipes secundarios. En 2024, el Tribunal de segunda instancia confirmó las penas.

A partir de la contratación de un nuevo abogado, el joven pidió volver a declarar y de esta manera solicitó romper el pacto de silencio entre los rugbiers.

“Está acongojado por esta circunstancia y tiene una renovada esperanza ante esta nueva defensa”, advirtió su nuevo abogado quien se reunirá con él la próxima semana en la Alcaidía N°1 de Melchor Romero.

En esa línea, su letrado presentó un recurso ante la Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires en el cual solicitó que revoque la pena a perpetua para su defendido. También pidió seis años de prisión por el hecho y la realización de un nuevo juicio.

“Manifestamos un erróneo descarte de la figura de homicidio en agresión y, eventualmente, que se quite el dolo de la pena”, indicó Oneto.

“Los jueces dicen que no corresponde el artículo 95 del Código Penal, que reglamente la figura de homicidio en agresión, porque esa figura exige que no se sepa quién produjo la muerte y acá se sabe que la muerte la produjeron todos. Esta parte afirma que sostener que la produjeron todos es no saber quién hizo el aporte diferenciado para que se produzca la muerte. De modo tal que es inaplicable”, agregó el abogado.

En el documento, la defensa de Thomsen indicó “que no se consta quién causó la muerte, pero sí se consta que un grupo de personas ejercieron violencia sobre el sujeto pasivo. Por tanto, en ese caso siempre el resultado muerte será la acumulación de los resultados de esa violencia ejercida”.

El artículo 95, citado por su defensor, establece que “cuando en riña o agresión en que tomaren parte más de dos personas, resultare muerte o lesiones de las determinadas en los artículos 90 y 91, sin que constare quiénes las causaron, se tendrá por autores a todos los que ejercieron violencia sobre la persona del ofendido y se aplicará reclusión o prisión de dos a seis años en caso de muerte y de uno a cuatro en caso de lesión”.

Oneto expresó: “Ante una pluralidad de agresiones, es muy difícil distinguir, de entre todas ellas, cual, por sí sola misma, aún si todas las demás estuviera ausentes, tuvo entidad lesiva suficiente para provocar el resultado, sobre todo cuando el cumulo de agresiones pertenecen al mismo género agresor”.

TE PUEDE INTERESAR