Seguinos en nuestras redes

Salud

Seis errores a la hora de dormir que provocan acné

Algunos hábitos que pueden empeorar esta condición

El acné se caracteriza por la aparición de lesiones como granos, puntos negros y quistes ocasionados por los andrógenos que estimulan una producción excesiva de sebo, la obstrucción del poro y la multiplicación de bacterias implicadas en el acné.

Existen errores a la hora de dormir que empeora esta condición, a continuación, seis de ellos a los que debés prestarle atención.

Limpieza

Hay que llevar a cabo una limpieza con productos específicos y con un PH óptimo para el cutis. Pueden llevar una combinación de ácido glicólico y salicílico, de forma que se trata la desobstrucción de poros y se regula la secreción sebácea.

Pensar que por el hecho de no haberte maquillado no debés limpiar la cara antes acostarte es erróneo. Con una correcta limpieza se retira el make up y productos cosméticos aplicados durante el día y también limpiás las secreciones de la piel y restos de suciedad acumulados por la polución y contaminación ambiental.

Para su cuidado debés seguir una pauta dirigida al estado y sus necesidades y supervisada por un profesional para evitar efectos contrarios a los deseados. Pero, a nivel general, hay que evitar algunos productos que pueden empeorar los granos, como:

– Productos comedogénicos y con mayor componente lipídico que obstruyen el poro y aumentan la grasa.

– Productos astringentes y exfoliantes o incluso ácidos no controlados.

– Los “scrubs” o limpiadores con partículas de arrastre porque pueden lesionar los granos con pus y extender la infección.

– Aceites como los de rosa mosqueta, palta o almendras.

– Vaselinas y glicerinas porque obstruyen el poro.

Ropa de cama

La aparición del acné no está relacionada directamente con la frecuencia de cambiar las sábanas, pero cuando lo padecés debés hacerlo con frecuencia, ya que están en contacto directo con la piel que tiene un exceso de sebo y lesiones inflamatorias debidas a un proceso infeccioso.

En estas circunstancias, la higiene es fundamental y hay que evitar el contacto con tejidos que no estén limpios. Las sábanas acumulan suciedad al estar en contacto con el cutis y debés cambiarlas semanalmente o incluso antes si detectás que no están suficientemente limpias. Seleccioná sábanas 100% de algodón que son más frescas y absorben mejor la humedad de la transpiración. Es un tejido hipoalergénico idóneo para piel sensible o irritada o con cualquier tipo de enfermedad inflamatoria.

Postura

Si bien es imposible dormir sin apoyar la cara sobre la almohada, la compresión fuerte, directa y mantenida sobre la zona donde están las lesiones inflamatorias puede disminuir la oxigenación en esa zona y se ha visto que la falta de oxígeno aumenta la proliferación de la bacteria que está implicada en el acné, detalla el portal de Cosmopolitan.

Lo ideal sería dormir boca arriba, pero lo más importante es que el descanso sea reparador, ya que la falta de sueño es proinflamatoria, por lo que el acné y la rosácea empeoran. Por otro lado, se debilita el sistema inmune y la función de defensa del organismo es menor, siendo más propensos a enfermedades en general.

Alimentación

Existe cierta controversia sobre la relación entre el acné y la alimentación, pero se ha visto que los alimentos de índice glucémico elevado pueden empeorar la evolución de los procesos acneicos porque estimulan la resistencia a la insulina, aumentan los andrógenos y la producción de sebo.

Leé el etiquetado de los productos donde se indican las grasas hidrogenadas. Se encuentran en alimentos empaquetados, horneados procesados, tartas, galletas, en los procesados y con conservantes, los azúcares refinados, sopas y salsas de sobre, la repostería industrial, refrescos azucarados, quesos y yogures. Si consumís leche mejor que sea entera y a ser posible leche vegetal. Y centrá la cena en el consumo de verduras y frutas.

Luz azul

Durante el sueño, las células se reparan y un mal descanso conlleva un empeoramiento de la piel. Se ha demostrado que la luz azul de los celulares y computadoras envejece, generando alteraciones de pigmentación, arrugas y deshidratación. Aumenta los radicales libres que se acumulan y alteran las metaloproteinasas, aumentando la desestructuración del colágeno, por lo que la piel pierde firmeza y elasticidad.

Para tener una piel saludable es imprescindible tener una buena calidad de sueño. Dentro de la higiene del sueño se recomienda evitar el manejo de este tipo de dispositivos mínimo durante una hora antes de ir a dormir.

Cabello

Es frecuente que quienes tienen acné tiendan a cubrirse la cara para camuflar las lesiones inflamatorias, lo suelen hacer con maquillajes y con el pelo. Pero éste tiene grasa y si está en contacto con el cutis, retiene también partículas del maquillaje y secreciones cutáneas, manteniéndose menos tiempo limpio. Por otro lado, contribuye a la obstrucción del folículo pilo sebáceo empeorando la situación.

Es importante llevar el pelo muy limpio y de ser posible que no esté en contacto directo con la piel. Por lo tanto, cuando dormís es mejor tenerlo recogido.

Fuente: Cosmopolitan

TE PUEDE INTERESAR