Seguinos en nuestras redes

Salud

Porosidad del cabello: cómo reconocerla y cuidar tu pelo

La relación entre la porosidad alta y el pelo dañado

Para poder comprender qué es la porosidad del pelo, es necesario saber cómo es la estructura de una fibra capilar, que está formada por un 90% de queratina, una proteína presente de forma natural en el cabello y en otras partes del cuerpo como la piel y las uñas.

Las fibras capilares están formadas por tres capas:

Cutícula: es la parte más externa de la fibra y la que se encarga de regular la hidratación del pelo. Es la que más resiente los agentes externos como el calor, tinturas y demás productos.

Córtex: es la capa media de la fibra y la que aporta forma y elasticidad. Está formada por melanina, que se encarga de dar color al cabello. Es importante mantenerla hidratada para que el pelo no se quiebre y seque.

Médula: se trata de la capa más interna de la fibra, es el núcleo.

Con esta estructura en mente, la porosidad es la capacidad que tiene el pelo para absorber y retener la hidratación. Es así como depende de la disposición de las cutículas (factores internos) y de la acción de otros agentes como productos para el pelo, procesos como tinturas y permanentes y el uso de las planchas y secadores (agentes externos).

La porosidad se clasifica en tres grados:

Baja: en este caso, la disposición de las cutículas de las fibras capilares es muy compacta. Esto hace que resulte difícil hidratar el pelo, pero una vez que el hidratante penetra las fibras, se mantiene en el interior.

Media: estos cabellos tienen cutículas flexibles que permiten la entrada de la hidratación fácilmente, así como la permanencia de la misma en las fibras. Este es el tipo más deseado, sinónimo de un pelo sano y bonito, describe el portal de L´Oreal.

Alta: se produce cuando las cutículas están poco entrelazadas, es decir, hay agujeros en las fibras. Este cabello es capaz de recibir hidratación, pero no tiene la capacidad de retenerla. Estas características hacen que el pelo se seque y reseque con gran facilidad.

Tenés porosidad alta si tu pelo:

– Absorbe rápidamente los productos que apliques.

– Tiene la apariencia de sequedad, al no retener la humedad.

– Se moja de forma rápida.

– Tiene poca elasticidad.

– Se te enreda mucho y fácilmente.

– Tenés las puntas abiertas.

Existen diversos factores que la producen, empezando por la genética. Sin embargo, es muy frecuente en el pelo dañado, producto del abuso de planchas, secadores, tinturas, shampoos y productos químicos.

Además de moderar su uso, es recomendable cuidar el pelo con productos para porosidad alta. Lo más importante es la nutrición e hidratación, para ello, recurrí a los tratamientos con productos que en su fórmula contengan proteínas y aminoácidos.

También buscá productos que sellen la humectación de cada fibra capilar y evitá así el frizz. Una alternativa son los acondicionadores leave-in, que no necesitan enjuague.

TE PUEDE INTERESAR