Seguinos en nuestras redes

Notas de Opinión

CCK: las cosas importantes de un país no pueden llamarse como un corrupto

¿Cómo logró el expresidente recaudar todo el dinero?: con un sistema de amigos, valijeros y testaferros que le cuidaban su fortuna.

Columna originalmente publicada en TN.com

Todo comenzó hace ocho años cuando se inauguró un hermoso centro cultural con el nombre de un corrupto. ¿Por qué Cristina le puso “Centro Cultural Kirchner”? Porque es lo mismo que hacían los faraones, se llama “afán de perpetuidad”. De hecho, hay 279 monumentos, escuelas, hospitales y avenidas llamadas “Néstor Kirchner”: El Hospital “Néstor Kirchner” en Varela; La represa “Néstor Kirchner” en Santa Cruz;  El gasoducto “Néstor Kirchner” en Vaca Muerta; El barrio “Néstor Kirchner” en Lanús; El estadio “Néstor Kirchner” en Jujuy; La avenida “Néstor Kirchner” en Río Gallegos.

¿Quiénes hacían esto? Los faraones. ¿Qué decidió hoy el gobierno de Milei? Cambiar el nombre del Centro Cultural Kirchner. Basta de culto al personalismo. Las cosas lindas e importantes de un país no pueden ni deben llevar el nombre de corruptos.

Néstor Kirchner fue un gran corrupto. ¿Cómo lo hizo? Con un sistema de amigos, valijeros y testaferros que le cuidaban su fortuna. Recuerden la confesión de José López, el eterno secretario de Obras Públicas. Este es el famoso José López de los bolsos en el convento. Adivinen de quién era la plata de López. Néstor Kirchner sabe perfectamente quién dio la orden para cada cosa.

¿Quién dio la orden para robar Ciccone? No fue Amado Boudou.

¿Quién dio la orden para robarse los subsidios de los trenes? No fue Ricardo Jaime.

¿Quién pedía las coimas a empresarios para exportar a Venezuela? No fue Uberti.

¿Quién le dio la orden a Lázaro Báez de ponerse una empresa y facturar con la obra pública? No fue Lázaro Báez.

¿Quién dio la orden de armar la Fundación Madres de Plaza de Mayo para robar con las viviendas? No fue Schoklender ni Bonafini.

¿Quién le dijo a Milagro Sala que construya casas? ¿A quién se le ocurrió construir hoteles para lavar dinero?

Ahí tenés la respuesta de por qué el centro cultural nunca debió haberse llamado “Néstor Kirchner”. Lo explicó Lázaro Báez: “Todo lo que tuve es de una sola persona que está arriba”.

Alguna vez Cristina dijo: “La patria es San Martín” “La patria es Néstor” “La patria es el otro”. Alguna vez Borges dijo: “Nadie es la patria. Ni siquiera las estatuas de las plazas. Ni siquiera los símbolos. Ni siquiera los próceres. Nadie es la patria, pero todos lo somos”.

Por eso, basta de endiosar personas. Cortemos con la política en formato religioso. Dicho esto, también me parece que cambiarle el nombre a un centro cultural no es la solución a los problemas de la Argentina de hoy. No está mal; es parte de la batalla cultural. Pero, por favor, vamos al metro cuadrado de la gente.

Hoy mataron a un prefecto en Villa Fiorito para robarle un auto. Sonia trabaja de lunes a lunes, se le inundó la casa dos veces en dos semanas, le mataron al marido, prefecto, después de 28 años de matrimonio, quedó viuda al cuidado de dos chicos. Todo bien con el cambio de nombre del Centro Cultural Kirchner, pero vamos, en el conurbano la vida es esta. A ver si entendemos que esta es la vida real.

Según una encuesta de la Facultad de Psicología de la UBA, el 55% del país sufrió algún delito en los últimos tiempos y el 76% considera “bastante o muy probable” ser víctima de un delito en los próximos tiempos. Entonces, todo bien con el CCK, pero vamos a lo importante. Lo mismo ocurre con las jubilaciones. ¿A cuánto llegará la jubilación mínima en abril? $241.000. ¿Cuál es la canasta básica de un jubilado hoy? $685.000. Es decir, un jubilado gana una tercera parte de lo que debería. Sobre 7.400.000 jubilados, más de 5 millones cobran la mínima.

Y entonces, adiviná quién apareció para criticar. “Estafa, atraco, mordiscón, guadañazo”. ¿En serio el kirchnerismo se cree con autoridad moral para hablar de los jubilados? ¿Los mismos que vetaron el 82% móvil? Esta gente nunca, pero nunca cuidó a los jubilados. No permitamos que nos psicopateen aquellos que toda la vida despreciaron a los jubilados. Macri suspende la fórmula y me pongo a llorar, Alberto suspende la fórmula y es un “poco antipático”. ¿Cómo se llama el cuento? Doble moral. La misma indignación selectiva de siempre.

¿Vos te acordás de que Norma Plá lloraba en los años ‘90 al lado de Cavallo porque no le alcanzaba la jubilación? Jubilación mínima en los ‘90: US$ 150; Jubilación mínima en 2023: US$ 80.

El kirchnerismo dejó la mitad de la jubilación que no le alcanzaba a Norma Plá en los 90. Y eso que Alberto Fernández había prometido aumentar con la plata de las “LELIQ”. Entonces, permítanme decirles a los populistas que no les creo nada su indignación con los jubilados. Hagan el favor de llamarse a silencio. Ustedes destrozaron olímpicamente a los jubilados. Mientras Cristina cobra $14 millones de jubilación no pueden hablar.

También hay que decir que el gobierno de Milei no puede mirar para otro lado con los jubilados con una inflación tan bestial. Es cierto, la inflación está bajando más rápido de lo previsto, según datos de la consultora “LCG”: +25,5% en diciembre; +20,6% en enero; +13,2% en febrero. ¿Cómo viene marzo? +4,6% primera semana; +1,5% segunda semana; +0,8% tercera semana.

El problema es que las jubilaciones no le están ganando de ninguna manera a la inflación, y el salario privado, público e informal tampoco. Según “Kantar”, 66% de los consumidores cambió sus hábitos y 51% de los argentinos pasó a comprar segundas marcas.

Es interesante lo que hoy dijo el admirado Guillermo Francella: “Ya sabíamos que se venía cirugía mayor porque Milei lo dijo en la campaña”. Este, tal vez, es el gran cambio cultural del que venimos hablando. Por primera vez en la historia, la gente votó a sabiendas de que se venía un ajuste feroz. ¿Qué dijo Milei en campaña? “Voy a ajustar como nunca nadie antes lo hizo”. Dicho y hecho, Milei eliminó varios ministerios e instituciones.

¿Cuál es la gran falla de Milei? El ajuste a los jubilados. A ver, es cierto lo que dice Milei, si tomas la pobreza por segmentos etarios: Más de 65 años: 13,2% de pobreza; De 30 a 64 años: 35,4% de pobreza; De 15 a 29 años: 46,8% de pobreza; De 0 a 14 años: 56,2% de pobreza.

¿Alcanza con esto para justificar un ajuste a los jubilados? De ninguna manera. Te recuerdo que ya tuvimos expresiones espantosas de un presidente que decía que mantener a un jubilado costaba muy caro. Qué espanto que gente así nos haya gobernado. Con qué desprecio Alberto Fernández hablaba de los jubilados. Y ahora hay que fumarse que estos tipos te den lecciones de vida. ¿Sabés qué? Es como dijo hoy Facundo Moyano. “El peronismo quedó viejo”. No saben interpretar las demandas de la gente. Ahí tenés la explicación del fracaso peronista. ¿Cuál es la agenda del peronismo? Montoneros, Perón, el INADI, el INCAA, el Movimiento Evita. Son burócratas sindicales defendiendo sus cajas. Hoy lo dijo muy bien también el “Puma” Goity. Basta de manguear, llorar, pedir, rogar, mendigar. El periodista, el artista, el cantante, el científico… tiene que sacarse de la cabeza el financiamiento del Estado.

El kirchnerismo nos metió en la cabeza que el Estado tiene que mantener absolutamente todo. Por eso digo que el cambio cultural es fenomenal. Ahora, lo que sí debe garantizar el Estado es llegar a donde el sector privado no puede o no quiere. ¿Qué debe mantener el Estado? Una buena seguridad, defensa, educación, salud, justicia y jubilación.

Hoy, ya con 41 años de democracia, la deuda es total. Y una manera de empezar a saldar esa deuda es con los corruptos, afuera.

 

TE PUEDE INTERESAR