Seguinos en nuestras redes

Salud

Cinco señales de que estás exfoliando demasiado tu piel

Los riesgos de abusar de esta técnica

Exfoliar tu piel tiene sus beneficios siempre y cuando se haga de forma adecuada, de lo contrario, pueden aparecer algunas señales a las que debés prestar atención:

1. Enrojecimiento que no cede

Cuando se realiza exfoliación, siempre se presenta enrojecimiento debido a la fricción con el producto que estés usando. No obstante, suele irse pronto. Si no es así, y se suma una sensación de picazón o ardor, entonces hablamos de sobre exfoliación.

Ahora bien, si disminuiste la cantidad de veces que lo hacés y el síntoma se sigue presentando, deberás evaluar la calidad del producto que empleás, la técnica y la compatibilidad con tu tipo de cutis.

2. Hipersensibilidad e inflamación

Ésta es más evidente cuando intentás aplicar otros productos. La piel se inflama a causa de la afectación de la barrera natural por la fricción. El eccema de contacto irritativo que aparece se debe también a una alta pérdida transdérmica de agua. Esta señal suele presentarse en combinación con el enrojecimiento.

3. Sequedad y descamación

La piel seca o xerosis es un síntoma con el que el cutis indica que se encuentra deshidratado. Es una condición más común en las mujeres. Cuando se exfolia la piel en exceso, se pierde la facultad que tiene de retener adecuadamente el agua, dando paso a la resequedad y la descamación.

En el caso de pieles secas que desean recuperarse a través de la exfoliación, la aplicación excesiva de la práctica causa parches de descamación y se corre el riesgo de agravar la condición de base.

4. Acné y brotes

Si bien la exfoliación se hace para disminuir afectaciones, una de las señales claras de que está sabusando es el empeoramiento del acné. La razón es un daño significativo en la barrera cutánea.

La piel tiene que mantener el equilibrio de las bacterias que habitan en ella. Uno de estos microorganismos residentes es Propionibacterium acnes o Cutibacterium acnes (según su nuevo nombre). Cuando crece en exceso, causa brotes de acné.

La barrera cutánea dañada no puede actuar contra el sobrecrecimiento bacteriano. Por ende, las bacterias colonizan más y más. Asimismo, la fricción podría llevar a los microorganismos de un sitio a otro.

5. Exceso de grasa y brillo

Se presenta en forma de brillo excesivo, debido a que la piel pierde sus aceites naturales por la exfoliación y debe actuar para compensar el desequilibrio produciendo mayor cantidad de grasa.

Si bien esta práctica ayuda a devolverle a la piel su brillo, sabrás cuando este sea anormal, en especial si se presenta junto a alguno de los signos mencionados antes.

Si reconociste estas señales, es necesario que tomes medidas para recuperar la salud de tu piel:

– Humectá muy bien tu piel para ayudarla a recuperarse más rápido.

– Detené la práctica del exfoliado hasta recuperarte completamente.

– Usá aceites faciales que se asemejen a los naturales del cutis, en caso de sufrir sequedad.

– Aplicá productos cosméticos con péptidos para estimular la producción de colágeno y disminuir la inflamación.

– Analizá si el daño se presenta por la frecuencia de la exfoliación, la técnica o los productos y cambiá lo que sea pertinente.

– Retomá el exfoliado solo cuando la piel esté completamente recuperada y empezá despacio, una sola vez a la semana.

Fuente: Guatediario

TE PUEDE INTERESAR