Seguinos en nuestras redes

Salud

Lunares rojos en la piel: ¿Qué son y por qué salen?

Cuáles son las causas más comunes y cuándo prestar atención

Los lunares rojos en la piel son conocidos como angioma capilar adquirido y pueden aparecer en diversas zonas como el cuello, la espalda, el tórax o el rostro.

Aquellos que tienen estas marcas suelen contar con una tez muy blanca y con edades medianas. De manera externa se muestran como unos pequeños lunares de unos 4 milímetros como máximo, con un tono rojizo vivo, incluso pueden tener un poco de relieve.

Se forman de manera repentina y no ocasionan ninguna clase de dolor o molestia. No se consideran una anomalía grave, pero es necesario controlar su evolución si se observa crecimiento o abultamiento.

Entre las causas más comunes figuran:

Problemas hepáticos: este desequilibrio con el tiempo comienza a generar anomalías en los vasos sanguíneos, causando entre sus síntomas la presencia de estos angiomas.

Sobreexposición al sol: otro de los principales motivos es que la piel haya recibido demasiados rayos UVA.

Alimentación inapropiada: si llevás hábitos alimenticios que no son saludables, tu organismo procede a acumular toxinas de manera excesiva, que quedan almacenadas en órganos como el intestino o el hígado.

Desorden hormonal: en el caso de las mujeres, tanto en los días de menstruación o en el periodo de embarazo, es muy probable que estas marcas aparezcan. Sin embargo, pueden irse de la misma manera que han aparecido.

Factores genéticos: si este es el caso, no existe ninguna solución para prevenir o combatir su aparición.

Edad: el envejecimiento y el paso de los años en el organismo suelen provocarlos.

Estrés, depresión o ansiedad: los factores psicológicos o emocionales forman parte de los causantes.

Con respecto a cómo quitarlos, debido a que no generan ninguna clase de síntoma o cambio que sea molesto, no requieren de tratamiento. Sin embargo, cuando producen alguna incomodidad, el médico es quien va a determinar el procedimiento apropiado para eliminarlos.

Por ningún motivo se debe recurrir a las alternativas naturales o a procedimientos que no estén bajo un certificado médico o la consulta de un especialista en dermatología. Entre los tratamientos que el profesional suele recomendar se encuentran extirpación quirúrgica, crioterapia y láser.

Ninguno de estos procedimientos tiene la capacidad de evitar que aparezcan nuevos lunares. Si bien no ocasionan ningún daño o síntoma preocupante para el bienestar de la piel, es importante que y acudas al médico en los siguientes casos:

– Aparecen lunares rojos de repente y grandes cantidades.

– Si posee bordes irregulares y tiene una textura rugosa.

– Cuando observes que los lunares tienen más de 6 milímetros.

– La asimetría también es un motivo de consulta.

– El color de este tipo de lunar suele ser rojizo, pero si va adquiriendo un tono más oscuro es mejor hacer un seguimiento.

Fuente: La Bioguía

TE PUEDE INTERESAR