Seguinos en nuestras redes

Economía

Aysa pidió aumentar las tarifas un 138% pero Economía lo rechazó para contener la inflación

La empresa estatal de agua y cloacas prevé gastos por $600.000 millones para no depender de los subsidios de Nación.

La empresa pública Agua y Saneamientos Argentina (AySA) presentó una propuesta para aumentar en un 138% las tarifas de agua y cloacas en la Ciudad y el Gran Buenos Aires. Sin embargo, el ministro de Economía, Luis Caputo, rechazó esta solicitud para no agravar la situación inflacionaria del país.

Anteriormente, el ministro había postergado los incrementos en el gas hasta mediados de marzo o principios de abril, aunque autorizó un ajuste en la luz a partir de este mes.

La compañía operadora en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) deberá presentar este viernes al Ministerio de Economía un nuevo esquema tarifario para 2024 y reducir sus costos.

Para hacer frente a sus gastos, Aysa obtiene ingresos de tarifas y subsidios del Estado nacional. Si no logra que el Gobierno apruebe su propuesta, deberá retrasar inversiones en mantenimiento y reducir gastos superfluos.

La primera propuesta, presentada al hoy vacante Ministerio de Infraestructura, establecía que las boletas promedio pasaran de unos $6400 a $15.200, pero deberá ser modificada.

Aysa estimó que, en 2024, necesitaría recursos por unos $602.437 millones, entre gastos operativos por $455.446 millones y mejora y mantenimiento por $146.990 millones. 

Sin nuevos aumentos, los ingresos tarifarios proyectados serían de $253.518 millones, cubriendo solo el 42,1% de los costos totales. Es decir, el otro 57,9% restante debería provenir de subsidios o de una suba tarifaria del 138%.

Ante la falta de ingresos suficientes, AySA tendrá que reducir gastos en mantenimiento y diseñar un nuevo esquema operativo.

Las tarifas de AySA son reguladas por el Ente Regulador de Agua y Saneamiento (ENRE), que está bajo la órbita de Obras Públicas, a cargo de Luis Giovine.

Como sus coterráneos Osvaldo Giordano, de Anses, y Franco Mogetta, de Transporte, el secretario de Obras Públicas quedó suspendido por la pelea de Javier Milei con el gobernador Martín Llaryora tras el fracaso de la “Ley Ómnibus”. 

La salida de Guillermo Ferraro de Infraestructura ha dejado una situación de incertidumbre en la cartera, que ahora es manejada directamente por Caputo, aunque sin diálogo con los funcionarios.

TE PUEDE INTERESAR