Seguinos en nuestras redes

Economía

La segunda del FMI se reunió con Luis Caputo para supervisar el plan de ajuste

La economista mano derecha de Kristalina Georgieva, Gita Gopinath, llegó al país para transmitir el apoyo del Fondo al programa económico de Javier Milei.

Este miércoles, el ministro de Economía, Luis Caputo, se reunió con Gita Gopinath, la segunda al mando del Fondo Monetario Internacional, quien realizó una visita sorpresa al país para supervisar el progreso del plan de ajuste –tras el rechazo de la Ley Ómnibus–, y repasar las reformas propuestas por el gobierno de Javier Milei antes de la próxima revisión del programa en mayo.

Gopinath llegó esta mañana a Buenos Aires acompañada por varios representantes del FMI. Entre ellos, Luis Cubeddu, subdirector del departamento del Hemisferio Occidental, Ashvin Ahuja, jefe de misión del FMI para Argentina, Ben Kelmanson, representante senior del organismo en Argentina y Matthew Jones, asesor senior de la primera subdirectora gerente del Fondo.

Durante su estadía, tiene programado reunirse con el presidente Milei, su equipo económico, académicos, representantes de la sociedad civil, empresarios y trabajadores. Desde el Gobierno, por su parte, confirmaron que la funcionaria también se reunirá con Milei en Casa Rosada mañana.

Esta no fue la primera vez que Caputo y Gopinath se encontraron cara a cara. Previamente, habían coincidido en el Foro Económico Mundial de Davos en enero.

La visita de Gopinath parece estar orientada a disipar las preocupaciones en el FMI y Wall Street sobre la viabilidad política del programa aprobado recientemente. El último informe del FMI menciona los riesgos que enfrenta el programa, entre ellos, la situación social.

El gobierno ha implementado un fuerte ajuste fiscal, que se reflejó en un superávit primario y financiero alcanzado en enero, el más alto en 12 años. Caputo también destacó la desaceleración de la inflación, la acumulación de reservas y la reducción de la brecha cambiaria en los últimos días, aunque advirtió que los próximos meses serán difíciles.

Sin embargo, en el FMI existe preocupación sobre la evolución de los indicadores después de enero. Tras el rechazo de la ley en el Congreso, el gobierno redujo el gasto público en casi un 40% interanual en enero mediante la postergación de pagos de subsidios a CAMMESA, la eliminación del fondo para el pago a los docentes (Fonid) y una importante reducción de las jubilaciones.

El FMI reconoce que estas medidas de reducción del gasto serán difíciles de mantener a largo plazo para garantizar el “déficit cero”. También existen dudas sobre la recaudación a través de impuestos vinculados a la devaluación, dado que el dólar oficial aumenta alrededor del 2% mensual. Caputo intentó compensar la demora en la aprobación de la ley con recortes adicionales: el impuesto PAIS y el aumento del impuesto a los combustibles.

Sin el apoyo del Congreso, Milei se embarcó en un duro enfrentamiento con los gobernadores. En este contexto, la visita de Gopinath busca reforzar el apoyo al gobierno y facilitar la implementación de las reformas en un momento en que la economía atraviesa una fuerte recesión. Se espera que la economía se contraiga un 2,8% en 2024 debido al impacto de la inflación en los ingresos, el consumo y la actividad económica.

El FMI aprobó el 31 de enero un desembolso de USD 4.700 millones, que el gobierno utilizó para pagar vencimientos por USD 1.900 millones ese mes y USD 600 millones de intereses en febrero. A cambio, Argentina se comprometió a alcanzar un superávit fiscal primario del 2% del PBI para finales de este año y acumular USD 10.000 millones en reservas para fines de 2024.

TE PUEDE INTERESAR