Seguinos en nuestras redes

Política

Cristina Kirchner arremetió contra Javier Milei y replicó un tuit que señala sus “errores”

La expresidenta compartió un posteo del diputado Rogelio Iparraguirre, en el que acusa al mandatario de “no debatir” y “mandar a callar” a quienes lo cuestionan.

Tras la extensa carta de Cristina Kirchner criticando al gobierno de Javier Milei, la exvicepresidenta replicó un escrito del diputado de Unión por la Patria Rogelio Iparraguirre, en el que señaló varios “errores” del presidente. Entre ellos, el legislador apuntó a sus críticas a la cantante Lali Espósito, sus referencias a Gramsci y hasta comparó sus referencias con el mecanismo de propaganda que utilizaba Joseph Goebbels, ministro del dictador nazi Adolf Hitler.

“Al Presidente le molesta mucho que le cuestionen sus afirmaciones eruditas. Le molesta mucho. No debate. Descalifica. No responde. Ataca. No contraargumenta. Manda a callar”, publicó Iparraguirre en su texto titulado “¿Es o se hace?”. En respuesta, junto al posteo publicado en la red social X, Cristina escribió: “Muy interesante. Me encantó”.

En su artículo, el diputado de UxP comienza describiendo la imagen de Javier Milei: “Si hay una imagen que ha intentado construir Javier Milei desde sus apariciones televisivas hasta hoy es de alguien que sabe. Un erudito con espasmos de académico que se siente cómodo sobre todo cuando luce el traje de economista”. Además, sostiene que apela a “manuales” escritos por referentes académicos neoliberales, como Milton Friedman, junto con varias alegorías religiosas que lo acercan al judaísmo.

Luego, el legislador comentó que “esta semana dos mujeres lo incomodaron”. “Se nota”, acotó, en referencia a las publicaciones que Javier Milei reposteó en sus redes sociales contra las críticas de Cristina y los dichos de Lali Espósito. 

De igual manera, Iparraguirre hizo referencia a errores en las referencias del mandatario al teórico y político italiano Antonio Gramsci. “El presidente realizó un recorte y advirtió sobre la existencia de un instrumento gramsciano que permite desplegar ‘propaganda’ para obtener apoyo sobre lo que se quiere implementar o cuestionar”, agregó el diputado.

En ese sentido, hizo una llamativa comparación con la propaganda de Joseph Goebbels, un ministro de Hitler. “Esas estrategias se asemejan más a las que Milei, junto a sus asesores Santiago Caputo y Fernando Cerimedo, suelen implementar: elegir y simplificar un enemigo único (la casta); responder una crítica con un ataque; vulgarización; orquestación; y unanimidad, que consiste en convencer a mucha gente que lo que piensa el líder es lo que piensa todo el mundo”.

Respecto a Gramsci, el segundo error que marca el legislador es que Milei indicó que este “señalaba que para implantar el socialismo era necesario introducirlo desde la educación, la cultura y los medios de comunicación” y que “Argentina era un gran ejemplo de eso”. Sin embargo, Iparraguirre sostuvo que quien advierte sobre eso es Louis Althusser y no Gramsci.

“Si las referencias son disparatadas y erróneas, y se suman al conjunto de excentricidades que configuran la personalidad del Presidente, la pregunta concreta es: ¿Milei es un erudito o se hace? ¿Sucederá lo mismo si ahondamos en sus afirmaciones económicas?”, sentenció el diputado.

Esta mañana, el Presidente posteó una extensa reflexión que tituló “Desarmando el Gramsci Kultural”. Allí, buscó enmarcar la discusión dentro de una “batalla moral” y dejó de lado la personalización en la cantante. “Acá el problema no es una actriz. Es una arquitectura cultural diseñada para sostener el modelo que beneficia a los políticos”, escribió en la red social X.

En su mensaje, el presidente aplicó y adaptó algunos conceptos de la teoría de la hegemonía de Antonio Gramsci y puntualizó que los gobernantes le pagan a artistas populares para “hacer propaganda política”. También señaló que “cuando uno expone la hipocresía de cualquier vaca sagrada de los progres bienpensantes” salen a la defensiva “los que viven de los privilegios del Estado” y los diferenció de los “argentinos de bien”.

“No sólo quedan expuestos aquellos que reciben los privilegios de los políticos, sino que también quedan expuestos aquellos políticos que se valen de los recursos aportados por los pagadores de impuestos para hacer propaganda política, y por supuesto también los seres más miserables de la política aparecen en busca de alguna ventajita que se apalanque en lo políticamente correcto”, escribió.

TE PUEDE INTERESAR