Seguinos en nuestras redes

Salud

Alergia a los gatos: causas, síntomas y tratamiento

Cuáles son los desencadenantes de estas reacciones

Muchas alergias provocadas por los gatos se deben a la caspa y las escamas de piel muerta desprendidas por los felinos. Esta caspa no suele ser visible y se puede acumular por las alfombras, paredes y muebles.

Otro de los causantes de la alergia es la saliva. Estos animales son conocidos por ser muy meticulosos respecto al cuidado e higiene personal, lamiéndose mucho a lo largo del día. La saliva felina contiene la proteína Fel d 1, que se transfiere a su piel y al pelo cuando se acicalan. Con el paso del tiempo, la saliva y las proteínas se van acumulando antes de acabar desprendiéndose con la caspa a medida que va creciendo.

En los instantes posteriores a la exposición a la caspa, pueden comenzar los estornudos. Después, irán acompañados de goteo nasal, lagrimeo y picor en los ojos. Así, los síntomas más comunes son:

Publicidad

– Estornudos.

– Picazón y lagrimeo en los ojos.

– Congestión nasal.

Publicidad

– Goteo nasal.

– Tos.

– Picazón de la piel.

Publicidad

– Urticaria: manchas rojas y elevadas en la piel.

– Boca o garganta áspera.

Si padecés de asma, también podés sufrir estos síntomas:

Publicidad

– Presión o dolor en el pecho.

– Dificultades para respirar.

– Un silbido audible al exhalar.

Publicidad

– Problemas a la hora de dormir por la dificultad para respirar, sibilancias o tos.

Los medicamentos y algunos remedios naturales para las alergias te servirán para tratarla. En cualquier caso, debés consultar con un médico sobre la conveniencia de cada uno de ellos para que te aconseje el mejor tratamiento a seguir.

Los hay de tres tipos:

Publicidad

Antihistamínicos: bloquean el efecto de las histaminas, unas sustancias químicas cuya actuación desencadena los síntomas de las alergias. Podés tomarlos de diferentes formas, ya sea en pastillas, aerosol nasal o gotas.

Descongestivos: ayudan a reducir los tejidos inflamados de las fosas nasales y facilitan la respiración por la nariz. Algunas pastillas de venta libre combinan los efectos de los antihistamínicos y de los descongestionantes.

Inmunoterapia: consiste en recibir una serie de inyecciones periódicas para exponerte al alérgeno y entrenar al sistema inmunológico para que no reaccione constantemente al mismo, aumentando progresivamente sus niveles hasta que el contacto con aquellos desencadenantes frecuentes tenga un efecto más reducido.

Publicidad

Fuente: Cuidate Plus

Publicidad

TE PUEDE INTERESAR