Seguinos en nuestras redes

Economía

Las ventas minoristas pyme cayeron un 28,5% interanual en enero

De acuerdo a la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), las ventas en comercios minoristas registraron un descenso del 6,4% en comparación con el mes anterior.

Según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), las ventas en los comercios minoristas pymes de Argentina experimentaron una disminución significativa en enero. De acuerdo a la entidad empresaria, la caída interanual fue del 28,5%; mientras que en términos mensuales desestacionalizados, se registró un descenso del 6,4%, impulsado por “un mal desempeño en el sector comercial, marcado por escasas transacciones y una baja afluencia de público en los locales”.

Ante este panorama desafiante, la CAME destacó que “el sector textil emergió como la excepción, logrando un aumento del 0,9% en comparación con enero del año anterior”. Este incremento se atribuye a ofertas atractivas y a las compras realizadas en gran cantidad por turistas internacionales que visitaron las ciudades argentinas.

En cuanto a los sectores, seis de los siete rubros relevados registraron caídas interanuales en sus ventas. El mayor descenso se observó en Farmacias (-45,8% interanual), seguido por Alimentos y Bebidas (-37,1% interanual). A ellos, les sigue Perfumería (con un descenso del -32,6%), Ferretería, Materiales Eléctricos y Materiales de Construcción (-31,3%), Calzado y Marroquinería (-20,8%), Bazar, Decoración, Textiles para el Hogar y Muebles (-20,5%), y finalmente Textil e Indumentaria (+0,9%). 

Publicidad

Los resultados provienen del Índice de Ventas Minoristas Pymes de la CAME y se encuentra elaborado en base a un relevamiento mensual entre 1.256 comercios minoristas del país, realizado del 1 y 2 de febrero de 2024.

Este inicio de año se caracterizó por un mal desempeño en el sector comercial, marcado por escasas transacciones y una baja afluencia de público en los locales. De acuerdo a los comercios consultados por la entidad empresaria, esto se debió principalmente a la incertidumbre económica y al pronunciado aumento de los precios, que no fue acompañado por un ajuste en los salarios.

Ante este contexto, el consumidor promedio se vio impulsado a llevar a una “selección más cuidadosa de compras, priorizando las necesidades más urgentes para resguardar ingresos”.

Publicidad

Sin embargo, a pesar de la baja actual, queda una considerable demanda postergada, y se espera que parte de ella pueda recuperarse durante el mes de febrero, según señala el informe de CAME.

Publicidad

TE PUEDE INTERESAR