Seguinos en nuestras redes

Política

Máximo Kirchner criticó al Gobierno y una diputada lo sentenció: “Heredero de la máxima corrupción”

En su intervención, el diputado de Unión por la Patria calificó de “mamotreto” al proyecto de Ley y la salteña Emilia Orozco salió al cruce: “Tiene alergia a trabajar”.

En la jornada de discusión sobre la Ley Ómnibus impulsada por el presidente Javier Milei, el diputado Máximo Kirchner arremetió contra el proyecto y lo denominó un “mamotreto”, argumentando que quieren sacar el control parlamentario para “hacer cualquier cosa”. A su intervención le siguió una diputada libertaria de Salta, Emilia Orozco, que le respondió con dureza y lo llamó el “heredero de la máxima corrupción de este país”.

“En la Provincia de Buenos Aires, 4 millones de votos de Unión por la Patria, y 2,5 millones del PRO, queremos simplemente a lo que nos han votado”, arrancó Máximo Kirchner. A continuación, elogió la reelección de Axel Kicillof y arremetió contra María Eugenia Vidal.

También levantó un reportaje que dio Martín Menem a la revista Forbes en el que cuenta sobre su emprendimiento. “El problema central que tenemos acá es la crisis de deuda”, remarcó Kirchner, que en dos oportunidades aludió a Miguel Ángel Pichetto sin mencionar su apellido sino su ex cargo: “Jefe del bloque de Cristina (Kirchner en el Senado)”.

“¿Qué decía Caputo cuando venía a la bicameral de deuda? Digo esto porque es alguien al que se le van a conceder facultades y fue tremendamente ineficiente en el manejo de los recursos de los argentinos”, señaló el ex presidente del bloque peronista.

Y citó las palabras de Caputo de entonces: “’Nosotros pensamos que reducir de manera abrupta (el déficit fiscal) tampoco era la política económica apropiado porque habíamos asumido con un nivel de pobreza cercano al 30%. Reducir 5 puntos y medio del déficit en un año y medio o dos, inevitablemente iba a tener impacto en la gente que menos recursos tiene ¿Qué estamos haciendo ahora?’”.

Momentáneamente la Cámara estaba presidida por Cecilia Moreau, quien no interrumpió a Kirchner para decirle que estaba pasado en el tiempo. No obstante, ante las quejas en el recinto, Moreau dijo que le restaría minutos a otro diputado del bloque de Unión por la Patria y siguió la disertación de Máximo Kirchner.

“Lo que es imposible votar de este mamotreto, que ni siquiera conocemos, son los dos artículos de deuda. El de administración financiera y el que quiere sacar a este Congreso del sí o no, porque quieren hacer cualquier cosa”, remató Kirchner.

Apenas terminó, tomó la palabra la salteña, Emilia Orozco: “Es mi primera alocución en este recinto. Jamás imaginé que las primeras palabras que iba a decir es ‘siento vergüenza ajena’. He trabajado duro para llegar a esta banca, porque entiendo que desde acá se hace la verdadera transformación”.

“Y no soy la hija de nadie, vengo de muy abajo”, acotó. “¿Y saben qué? En nombre de todo este recinto… Volvé, por favor. No, tiene alergia a trabajar”, señaló luego de que el diputado abandonara la sesión.

La diputada fue interrumpida por la presidenta de la Cámara en ese momento, Cecilia Moreau, quien solicitó que se dirigiera a ella y evitara la polémica con otros bloques. Sin embargo, Orozco continuó expresando su descontento con el discurso de Kirchner.

“En nombre de todos los diputados les voy a pedir disculpas a todos los argentinos porque tuvieron que aguantar un discurso paupérrimo del heredero de la máxima corrupción de este país”, continuó la libertaria.

Y concluyó: “Espero que así como fueron onerosos con el diputado, lo sean conmigo. Porque no me alcanzarían los días para detallarle los innumerables hechos de corrupción que ustedes nos dejaron”.

La situación escaló cuando Germán Martínez, presidente del bloque de Unión por la Patria, leyó parte del reglamento que prohíbe hablar mal de otros legisladores. Silvana Giudice del PRO también intervino, solicitando que se redujeran minutos a otro diputado peronista debido al exceso de tiempo de Máximo Kirchner.

TE PUEDE INTERESAR