Seguinos en nuestras redes

Salud

Trucos para mantener tu casa fresca las semanas de mucho calor

En las semanas de calor intenso, existen formas de mantener la casa fresca con soluciones naturales y efectivas que van más allá del aire acondicionado.

Ventilación estratégica: desempeña un papel fundamental en el control del calor en el interior de tu hogar. Aprovechá las temperaturas más frescas de la mañana y la noche para ventilar las habitaciones. Abrí ventanas y puertas en esos momentos para permitir que el aire corra y renueve el ambiente.

Otra técnica estratégica de ventilación es la cruzada, que podés aplicar en áreas con brisas frescas. Consiste en abrir las ventanas en lados opuestos de tu vivienda para permitir que el aire fluya de manera natural, llevándose el calor acumulado. Esta técnica es muy efectiva durante las horas más frescas del día.

Usá las persianas y cortinas de manera inteligente: mantené las persianas cerradas en las áreas que reciben más luz solar directa, en especial en las horas pico del día. Esto evitará que el calor entre y se acumule. Considerá cambiar cortinas por opciones más ligeras y de colores claros que reflejen el calor.

Usá ventiladores con creatividad: colocá un cuenco de hielo frente al ventilador para enfriar el aire que circula. Ajustá la dirección según la hora del día, por ejemplo, durante las horas pico de sol, expulsá el aire caliente hacia afuera, mientras que por la noche, atraé el aire fresco hacia el interior.

Plantas y agua: las plantas también tienen la capacidad de influir en el ambiente térmico de manera positiva. Algunas en particular, como la lengua de tigre, la areca o la cinta, tienen propiedades refrescantes que pueden contrarrestar el calor. Sus hojas grandes y frondosas proporcionan sombra, reducen la exposición directa al sol y contribuyen a la evaporación, lo que disminuye la temperatura del aire circundante.

El truco del rocío: un método simple, pero eficaz. Consiste en rociar agua sobre las hojas de las plantas durante las horas más calurosas del día. La evaporación del agua en las hojas enfriará el aire que las rodea, creando una sensación de frescura en el ambiente. Esto también tiene beneficios adicionales, ya que aumenta la humedad relativa del aire, lo que puede ser útil en áreas donde el aire seco es un problema común.

En cuanto al agua, es un recurso valioso en la lucha contra el calor y puede usarse de diversas formas:

Riego exterior: si tenés terrazas, balcones o jardines alrededor de tu hogar, aprovechá para regar estas áreas durante las horas más frescas del día. El agua sobre superficies exteriores calientes puede evaporarse y reducir la temperatura del aire circundante, generando una zona de alivio en las cercanías de tu hogar.

Recipientes de agua en el interior del hogar: colocá recipientes de agua en el interior de tu hogar, sobre todo en las áreas donde pasás más tiempo. Pueden ser jarras, cuencos o pequeñas fuentes de agua. El agua evaporándose de forma lent, ayudará a mantener el ambiente interior más fresco. Rellenalos con regularidad para mantener el efecto de enfriamiento.

Más opciones eficientes: si estás preocupado por el consumo energético de los sistemas de aire acondicionado y buscás alternativas más sostenibles, considerá estas posibilidades.

Tecnologías de enfriamiento pasivo: explorá soluciones de diseño arquitectónico como techos reflectantes, aislamiento térmico y materiales de construcción que reduzcan la absorción de calor. Estos pueden contribuir a mantener una casa fresca de manera más eficiente, reduciendo la necesidad de sistemas de enfriamiento activos.

Aire acondicionado eficiente: si necesitás recurrir a sistemas de enfriamiento, optá por aires acondicionados amigables con el medio ambiente. Buscá modelos con alta eficiencia energética y refrigerantes ecológicos que reduzcan el impacto ambiental. Asegurate de que el equipo sea del tamaño adecuado para tu espacio, ya que uno sobredimensionado puede ser ineficiente.

Fuente: Guatediario

TE PUEDE INTERESAR