Seguinos en nuestras redes

Política

Planes sociales: el kirchnerismo gastó US$ 6.000 millones en 2023

Fue la cifra destinada por el Gobierno de Alberto Fernández en el programa Potenciar Trabajo y la Tarjeta Alimentar.

El gobierno de Alberto Fernández destinó $ 1,75 billones a subsidiar los planes sociales durante 2023. La cifra, que se fue multiplicando a lo largo del año a través de reasignaciones de partidas y en plena coyuntura electoral, representa US$ 5.928 millones anuales, considerando el dólar promedio de $ 295,20 que se registró en el último ejercicio del BCRA.

Esa herencia de casi US$ 6.000 millones anuales le quedó a Javier Milei, que en las tres semanas de presidencia que completó en diciembre se limitó a cumplir los pagos mensuales previstos para el Potenciar Trabajo y la Tarjeta Alimentar y anticipó una serie de aumentos en ambos programas para intentar compensar la suba de la inflación.

La línea del nuevo mandatario siempre ha sido clara en relación a cómo se pagan los planes. Hay un sector de la sociedad que necesita el aporte del Estado, que seguirá sosteniéndolo, pero la gran duda que tienen en el Gobierno es realmente cuántos de esos 1,2 millones de beneficiarios del Potenciar Trabajo están habilitados a cobrar ese medio haber del Salario Mínimo Vital y Móvil, que hoy representan unos $ 78.000 mensuales.

A raíz de eso, desde el Ministerio de Capital Humano que encabeza Sandra Pettovello se inició una auditoría para analizar, beneficio por beneficio, si se está pagando correctamente el Potenciar Trabajo, una gran caja de Pandora que administró el piquetero Emilio Pérsico durante los cuatro años de gestión de Alberto Fernández.

En principio, en términos presupuestarios, el gobierno de Javier Milei intentará manejarse en 2024 con los mismos recursos que terminaron usándose en 2023, radicalmente menos fondos teniendo en cuenta la inflación. Un billón de pesos para el Potenciar Trabajo y cerca de $ 800.000 millones para la Tarjeta Alimentar, plan que cubre a 4 millones de personas y se paga por ANSeS.

Las diferencias con las proyecciones de presupuesto que había hecho el gobierno anterior son notorias. De acuerdo al plan enviado al Congreso en agosto, se esperaba que fueran 3,5 billones de pesos anuales los que se iban a destinar al extinto Ministerio de Desarrollo Social en caso de que Sergio Massa hubiera sido electo presidente.

En el reparto que se va a hacer del Potenciar Trabajo, no obstante, los perfiles de funcionarios que los manejan serán bien diferentes. Por un lado, Niñez y Familia lo maneja Pablo de la Torre, hermano del ex intendente de San Miguel, Joaquín, un político con experiencia en el sector y conocimiento del territorio.

TE PUEDE INTERESAR