Seguinos en nuestras redes

Salud

Meriendas saludables para llevar a la playa o la pileta

Opciones nutritivas para disfrutar en esta época del año

Más allá de darnos algunos gustos en las vacaciones respecto a las comidas, si querés comer de forma saludable cuando vas a pasar unos días de playa o pileta, tomá nota de algunas ideas ricas y fáciles de transportar para tus meriendas.

Bocadillos

La merienda playera por excelencia no tiene por qué ser grasienta y poco saludable, si usás pan integral y los rellenos adecuados. Algunas opciones podrían ser:

Conservas de pescado: atún,, caballa, etc. Si te parecen muy secas, las podés acompañar por ejemplo de tomate natural, pimientos asados, etc…

Patés vegetales: el hummus y sus variaciones (el tradicional de garbanzos, de lentejas o porotos, con palta o remolacha, etc.) está hechos con legumbres y, si querés, verduras. Otra opción es el “baba ganoush” (untable de berenjenas).

Queso: fresco o curado, el que más te guste, pero mirá en los ingredientes que no sea ultraprocesado (por ejemplo los de fetas llevan muchos añadidos).

Filetes de pollo u otras carnes: es preferible que no sean fiambres, sino cocinados en casa a la plancha o al horno, y llevarlos bien refrigerados.

Aparte de los patés vegetales, otras opciones veganas podrían ser, por ejemplo, tomate y palta o sándwich vegetal (sin huevo). No serían saludables los embutidos, los fritos, empanados, etc. y los fiambres de mala calidad.

Frutas

Súper refrescantes por su contenido en agua, son estupendas para las meriendas de verano. Aprovechá las de temporada, que tienen más sabor: sandía, melón, cerezas, duraznos, higos, ciruelas, etc.

Para mayor comodidad, podés llevarlas ya cortadas en tuppers y refrigeradas. También podés elaborar con ellas granizadas y helados caseros.

Frutos secos y frutas desecadas

Muy nutritivos y fáciles de llevar. Procurá que los frutos secos sean al natural o tostados, no fritos. Las pipas sin sal son saludables. Si te das maña, podés preparar unas barritas de granola caseras con avena, banana, frutos secos, frutas desecadas, chocolate o lo que se te ocurra, sin añadir azúcar.

Repostería saludable

El secreto para disfrutar de unos dulces es prepararlos en casa sin añadir azúcar (podés endulzar con frutas -bananas- y frutas desecadas -pasas, dátiles, etc.-). Además, así te asegurás de usar grasas de calidad (no aceites refinados). Por ejemplo, podés preparar galletas de avena y banana con los toppings que prefieras, bizcocho con harina integral o muffins.

Bebida

El agua siempre debe ser tu bebida de elección, sobre todo en los meses de más calor. Tomá toda la que necesites y ofrécesela también a tus niños y personas mayores a tu cuidado, ya que no siempre tienen la sensación de sed aunque estén deshidratados.

Si te gusta, podés llevar también para los pequeños unos mini tetra briks de leche de vaca o la bebida vegetal que prefieras. Fijate en los ingredientes para confirmar que no lleven azúcar añadida.

Los jugos de frutas no son saludables para tomarlos a diario, ni siquiera los hechos en casa, ya que contienen el azúcar de la fruta (la fructosa) pero libre de la matriz que le confiere la pulpa, así que producen un pico de insulina similar a un vaso de agua con azúcar. Es mejor la fruta entera. Los refrescos y el alcohol, en cualquiera de sus formas, cuanto menos, mejor. En su lugar, podés preparar aguas saborizadas.

Fuente: Farmacéuticos de Sevilla

TE PUEDE INTERESAR