Seguinos en nuestras redes

Salud

Cómo y por qué limpiar tu cepillo de pelo

El paso a paso para eliminar toda la suciedad de este accesorio

Hacer cada tanto una limpieza y desinfección del cepillo de pelo evitará que se acumulen cabellos, partículas de polvo, aceite proveniente de los productos que usás o que segrega la piel de la cabeza, bacterias y contaminantes del ambiente.

Para que no se convierta en un foco de suciedad, bacterias y hongos, se recomienda lavarlo teniendo en cuenta esta frecuencia como referencia:

– Una vez cada semana si aplicás muchos productos en tu cabello, especialmente fijadores o tratamientos que no se enjuagan.

– Una vez cada dos semanas si solés llevar tu pelo limpio y usás pocos productos, tratamientos u óleos. En todo caso, podés retirar el exceso de hebras que se quedan atascadas cada día.

La limpieza se puede acompañar con insumos naturales como el bicarbonato de sodio, que no altera el pH de la piel, sino que ayuda a regularlo y no dañará o maltratará tu cepillo.

1. Retirá el exceso de pelo

Dependiendo del tipo de cepillo y el exceso de pelo, puede ser algo complicado hacerlo con las manos. Si es así, usá un peine cola de rata para ayudar, otro tipo de peine de cerdas rígidas, unas tijeras o un elemento con punta.

2. Remojá para quitar el mugre

Para eliminar los microorganismos y la mugre que queda en los espacios, en un recipiente de plástico con agua tibia, shampoo o bicarbonato (o ambos juntos para una acción más eficiente), sumergí tu cepillo de plástico, agitalo y dejalo ahí por cinco minutos.

Para los que son de madera o tienen algún acolchado en el mango u otra zona, es importante que esta área no entre en contacto con la solución. En este caso, sumergilo boca abajo y que el nivel del agua sea el suficiente para remojar las cerdas.

3. Retirá las partículas de suciedad

Si durante el proceso de remojo y agite observás que ciertas partículas de siguen adheridas, retiralas con un cepillo de dientes. Saca el peine de la solución antes mencionada, agitalo para quitarle el exceso de agua y peiná las cerdas. Si sale mucha mugre sumergí el accesorio nuevamente en el agua tibia y repetí el proceso.

4. Desinfectá

Este paso extra es opcional. Mezclá media taza de vinagre blanco con media taza de agua tibia y sumergí el cepillo por unos 15 a 20 minutos. Dependiendo de los materiales con los que está hecho, tené presentes las recomendaciones del primer punto.

5. Secá

Lavalo con un poco de agua fría o tibia. Agitalo y ponelo boca abajo sobre un paño seco. Dejalo secar y listo.

Fuente: Mejor con salud

TE PUEDE INTERESAR