Seguinos en nuestras redes

Salud

Qué es y para qué sirve la bruma facial

Cómo sacarle provecho a este producto

Aunque no es nuevo, la bruma facial se ha convertido en uno de los cosméticos de moda en la actualidad. También conocida como facial mist, es un producto en formato spray diseñado para mantener la hidratación de la piel del rostro, que se usa a modo pulverizador, aplicándolo a unos 20 centímetros de distancia.

A diferencia del agua termal, que únicamente aporta agua, la bruma contiene una gran cantidad de activos beneficiosos, con propiedades hidratantes, refrescantes, calmantes e iluminadoras.

Si bien tiene diferentes usos en función del tipo, el principal objetivo es mejorar el aspecto del cutis, caracterizándose por ser un cosmético de una textura ligera y de rápida absorción, fácil y rápido de aplicar.

Por ejemplo, una que sea rica en vitamina C aportará luminosidad al rostro y favorecerá la unificación del tono. Mientras que si es rica en ácido hialurónico, su principal ventaja es aportar un extra de hidratación.

También hay brumas faciales con protección solar, ideales especialmente para los meses de verano, y otras que protegen de la contaminación ambiental o la luz azul, entre muchas otras. Independientemente de la elegida, es un producto de efecto inmediato que ayuda a recuperar la vitalidad de la piel al instante.

Hay que tener en cuenta es que no es un tratamiento en sí mismo, y tampoco sustituye a otros cosméticos como el sérum, las cremas o los tónicos, sino que sirve como complemento de la rutina habitual. Gracias a la practicidad de su formato y a su fácil aplicación, se puede usar en cualquier momento y lugar.

Una de las principales ventajas es que se adapta a todos los tipos de piel, pudiendo aplicarla incluso en las más sensibles o reactivas, teniendo un efecto inmediato, refrescándola, calmándola e iluminándola en segundos.

Fuente: Druni

TE PUEDE INTERESAR