Seguinos en nuestras redes

Economía

El gobierno liberó U$D400 millones de las reservas para la importación de 10 barcos de combustible

Después de largas filas en las estaciones y la agonizante espera de las petroleras, habilitaron dólares de las escasas reservas del Banco Central.

Ante el faltante de nafta y gasoil que se agrava en todo el país, la secretaria de Energía, Flavia Royón, recibió a las principales compañías de combustibles para intentar solucionar el problema generado por la propia petrolera estatal y las políticas de precios del ministro de Economía, Sergio Massa. Según se dio a conocer, el Gobierno habilitó el desembolso de U$D 400 millones de dólares de las escasas reservas líquidas del Banco Central.

En el encuentro con Royón, estuvieron los cuatro empresarios de las petroleras: Pablo González (YPF), Martín Urdapilleta (Trafigura), Marcos Bulgheroni (PAE) y Andrés Cavallari (Raízen-Shell).

Luego de que YPF tuviera inconvenientes para obtener los dólares para pagar los cargamentos de tres buques cisterna que quedaron varados en el Río de la Plata, se resolvió contratar 10 barcos a fin de solucionar el desabastecimiento. A este inconveniente, se suma la parada técnica de refinerías, incluida la de YPF en Ensenada, a las cuales Royón les pidió que se volvieran a entrar en marcha y prometiendo que en 10 días estarán todas funcionando.

Raízen, que opera la marca Shell, contó que está en un récord de procesamiento. Axion, por su parte, tendría la posibilidad de aumentar el volumen de refinación.

Mientras tanto Energía insistió en llevar “tranquilidad a la población” ante el desabastecimiento y pidió “desalentar maniobras especulativas”. Según aseguran desde la empresa, hubo un aumento reciente de la demanda con picos de 15% sobre el año pasado, a lo que se sumó el consumo extra del fin de semana largo de octubre. A su vez, destacaron que hay una mayor actividad del campo y admiten que la gente salió a llenar el tanque previendo una suba de precios o una nueva devaluación tras las elecciones.

No obstante, Carlos Gold, directivo de la CECHA (la cámara de los estacioneros), sostiene que los faltantes vienen de tiempo atrás y obedecen a los cupos de abastecimiento que dispusieron las petroleras por el cepo importador. “La demanda de nafta se cubre con refinación local y un 20% de combustible importado. Con el diésel, la proporción es 85% y 15%. Al no poder importar, desde setiembre racionaron las entregas y eso produce quiebres en algunos puntos”, explicó.

En un fugaz encuentro con periodistas a la salida del Ministerio de Economía, Sergio Massa ratificó la decisión de importar 10 barcos de combustible y argumentó que “el origen del problema es que el fin de semana pasado hubo un 15% mayor de consumo que el mismo fin de semana que el año anterior y se produjo un quiebre de stocks para las empresas”.

TE PUEDE INTERESAR