Seguinos en nuestras redes

Tecnología

Google y Amazon denunciaron un récord de ciberataques que ponen en alerta sus sistemas virtuales

Las dos empresas más grandes de tecnología comunicaron que sufrieron hackeos entre tres y siete veces más fuertes a los registrados anteriormente.

Las gigantes tecnológicas Google, Amazon y Cloudflare han informado sobre el mayor ataque a sus servicios en la historia de internet, advirtiendo sobre una nueva técnica que podría causar graves perturbaciones. Este tipo de ataque, conocido como “denegación de servicio”, implica un asalto de múltiples usuarios o sistemas automáticos a un servidor o computadora desde una gran cantidad de equipos al mismo tiempo.

Según informaron, el objetivo es sobrecargar el sistema y hacer que deje de funcionar al quedarse sin capacidad para procesar las solicitudes entrantes. A fin de prepararse contra futuros asaltos, los tres gigantes tecnológicos, junto a la compañía fundada por Bill Gates, Microsoft, destacaron que comenzaron a compartir información de los ataques que recibió cada uno para protegerse y poder desarrollar las herramientas tecnológicas necesarias.

Google reportó que sus servicios en la nube lograron evitar una avalancha de tráfico fraudulento siete veces mayor que el ataque récord frustrado el año pasado. En este sentido, precisaron que esta nueva ofensiva alcanzó un máximo de 398 millones de solicitudes por segundo.

Por su parte, Cloudflare, la compañía especializada en ciberseguridad fundada en 2009, denunció que el ataque que recibió fue “tres veces mayor que cualquier ataque anterior”. En este caso, señalaron que alcanzaron un pico de más de 201 millones de solicitudes por segundo.

Mientras que Amazon, la empresa a cargo de Jeff Bezos, precisó que sus sistemas fueron afectados por “un nuevo tipo de evento de denegación de servicio distribuido” y que, por ejemplo, Amazon Web Services, alcanzó hasta 155 millones de solicitudes por segundo.

Según la agencia Europa Press, los ciberdelincuentes aprovecharon una vulnerabilidad llamada “zero day”. En este protocolo, emplearon la técnica de reinicio rápido con la que realizaban miles de solicitudes de forma simultánea y las cancelaban inmediatamente, de manera tal que terminaba por saturar los portales o aplicaciones objetivo. En este sentido, Google, Amazon y Cloudfare reconocieron que los ataques a gran escala tuvieron origen en un punto débil del HTTP/2, una nueva versión del protocolo de red HTTP en el que se basa la World Wide Web.

TE PUEDE INTERESAR