Seguinos en nuestras redes

Política

Las claves del discurso de CFK: críticas a Milei, elogios a Massa y mensajes a “la casta de los economistas”

La vicepresidente reapareció en la charla “De castas, herencias, derrumbes y futuro”, brindada en la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET).

A menos de un mes para las elecciones generales, la vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner brindó una charla titulada “De castas, herencias, derrumbes y futuro”, en el marco del lanzamiento de la reedición de “un libro imprescindible” sobre conversaciones entre el expresidente Néstor Kirchner y el filántropo Torcuato Di Tella, a 20 años de su publicación.

La líder de Unión por la Patria comenzó su disertación hablando sobre la crisis del 2001, y su relación con el libro: “Después del derrumbe es un libro de conversaciones entre Torcuato di Tella y Néstor Kirchner en 2003. Se llama así porque en el año 2001 pasaron cosas en este país. Es el derrumbe del modelo neoliberal, claramente”. Luego, apuntó contra los peligros de la convertibilidad: “Es un libro que se publica empezando a describir la situación de la Argentina en 2001. Y también la crisis de Rusia, a la que también quisieron llevarle el modelo de la convertibilidad después de la caída del Muro de Berlín y la Unión Soviética. Casi mandan a Cavallo para convencerlos que tenían que adoptar un modelo de convertibilidad con el dólar; no tuvieron éxito. Los rusos son rusos por sobre todas las cosas”.

 En cuanto al resultado de las elecciones PASO, respecto a las cuales no se había pronunciado hasta el momento, afirmó: “Hace tiempo que vengo leyendo editoriales, notas periodísticas, diciendo que no hablé del resultado de las elecciones. Que si lo apoyo a Sergio o no. ¿Qué iba a decir después del resultado de las elecciones?”.

Fernández de Kirchner profundizó: “Yo ya lo había dicho antes. Cuando todas las editoriales de los medios hegemónicos decían que quien resultara vencedor de la interna de Juntos por el Cambio era el futuro presidente de la República Argentina, y que los otros estábamos en la lona, en un programa de televisión en mayo dije que iba a ser una elección atípica, de tercios, y que lo importante iba a ser el piso y no el techo”. Y continuó: “Sucedió eso, y hoy los competidores son los que obtuvieron mejor piso en términos individuales: el candidato de La Libertad Avanza y el de UP. Se dio lo que preveíamos”.

Además, la ex presidente consideró que “querer tener un buen trabajo y un buen sueldo, tener la posibilidad de acceder a la vivienda y tener un techo propio, de comprarte un auto y de viajar y estudiar no es de derecha o izquierda. Te diría que es casi de peronista”.

Por otra parte, resaltó que fue una de las impulsoras de que no haya elecciones PASO. “Escuchaba el otro día también que decían sobre si yo apoyo… ¿Cómo que si yo apoyo o no apoyo? Yo quiero recordarles que fui una de las impulsoras de que no hubiera PASO, de que se construya una lista de unidad”, manifestó. Con dureza, prosiguió: “Había un conocido conductor televisivo que decía ‘basta del dedo’ y pedían PASO. Yo hoy, ahora, le pregunto a todos esos impulsaban una PASO donde el presidente estuviera de un lado, la vicepresidenta del otro, el embajador de Brasil disputando con el ministro de Interior la presidencia, la ministra de Desarrollo Social disputándole a Axel la gobernación en la Provincia de Buenos Aires, y todo esto en un marco de 100 puntos de inflación… ¿Cuánto hubiera sacado el candidato de La Libertad Avanza?”.

En la misma línea, la funcionaria concluyó: “A ver, a los genios que decían que no al dedo. Y ahora me preguntan dónde está el dedo. Un poco más de honestidad intelectual en los planteos”.

Fernández de Kirchner no se guardó críticas contra Juntos por el Cambio, y contó que: “Cuando fueron las PASO me quedé en el sur, en Río Gallegos, y veía a la gente de Juntos por el Cambio festejar. Y me preguntaba ‘¿qué está festejando esta gente?’”. A continuación, destacó: “En el año 21, donde el peronismo hizo su peor elección parlamentaria, donde perdimos senadores, mayoría y quórum en el Senado… No voy a hablar de lo que había que hacer y no se hizo, porque ya es público y notorio y no vale llorar sobre la leche derramada. En esa elección, Juntos por el Cambio sacó 42 puntos contra 33 del peronismo. Y ahora estuvo a 0,75 de UP, y el candidato de UP fue el segundo en votos, con una diferencia muy notable. ¿Y esta gente qué está festejando?”.

La vicepresidente continuó: “La verdad es que no pudieron construir una mayoría por una cuestión muy simple: nadie se acuerda del gobierno que fueron. Sino, no se entiende la presencia de una tercera fuerza. Debería haber pasado lo que pasó con nosotros en el 19: como la gente se acordaba de lo que había pasado en el 15, adoptó una decisión”. Subrayó: “La gente es mucho más racional de lo que se pretende en el voto emocional, las emociones siempre tienen alguna razón”.

Uno de los conceptos en los que más énfasis hizo fue en el de “la casta de los economistas“. “Anoche lo escuchaba al candidato de La Libertad Avanza que decía que, en realidad, durante la última dictadura militar había comenzado una apertura, pero que hubo problemas de desempleo porque no se había abordado la modernización, las reformas del sector público y laboral, etcétera. Yo quiero decirles que durante la dictadura no fue necesario hacer ninguna reforma laboral, primero porque se habían suspendido las convenciones colectivas del trabajo y la vigencia del contrato de trabajo (….) Quiero hablar un poco de la casta de los economistas, porque han tenido un rol fundamental en el modelo neoliberal y los últimos 40 años de la República Argentina”.

“Soy de la generación en que trabajar y estudiar, y sobre todo ir a la universidad para movilizarte socialmente, era una meta. Trabajar era progresar. Se cambia la lógica durante la dictadura y comienza a surgir la especulación financiera a plazo fijo. Era otra Argentina”, rememoró Cristina. “También hay que ver que ya no tenemos más esa Argentina que dio paso a esa acumulación en la forma en que ocurrió. Y al final de la dictadura aparecen dos economistas vinculados con el endeudamiento, y quiero hacer un mea culpa. Quiero contar que Cavallo, que cuando terminó la dictadura estaba en el Banco Central, es el que estatizó la deuda de los grupos privados como Pérez Companc, Techint, Bulgheroni, Socma Macri: toda esta deuda que tenían los grupos económicos que habían aparecido. Y toda la vida dije que la estatización la había hecho Cavallo. Parece que sí, pero estatizó la deuda en pesos. Hace poco leí un artículo donde la deuda en dólares la había estatizado el jefe de la moneda extranjera en el Banco Central, que era Carlos Melconian”.

Además, instó a los militantes: “Le voy a pedir a todos los militantes, y en general a los argentinos: así como dicen agarren la pala, yo digo agarren los libros, que no muerden”. Y sostuvo: “Yo sé que el telefonito es mejor, pero leé un libro. Y cuando no entendés algo de lo que dice el libro, sea un término, una teoría o un autor, agarrá el teléfono. Leé el libro con un teléfono al lado. Yo sé que estoy pidiendo demasiado tal vez, pero a ver si podemos generar un poco de pensamiento propio”.

Por otra parte, la vicepresidente destacó: “Hay muchísimo dinero, dólares, en el colchón, pero el error parte de pensar que la gente los tiene en el colchón por el gobierno. Y los tiene por dos cosas: o porque no lo puede declarar, lo que se puede solucionar por un blanqueo, o porque la gente no quiere meter la plata en los bancos”.

Luego de asegurar que Martín Guzmán huyó: toco los tarros y fuiste”, y en un elogio al candidato a presidente de su partido, Sergio Massa, subrayó: “Valoro inmensamente la decisión de decirle a los argentinos la verdad sobre el FMI: obligan a devaluar”.

Por último, continuando las críticas hacia Javier Milei, particularmente en su plan de recortar 15% del PBI en caso de llegar a la Casa Rosada, concluyó: “Es imposible usar una motosierra si no dan los números”.

TE PUEDE INTERESAR