Seguinos en nuestras redes

Curiosidades

Insólito: un pueblo de Portugal se inundó con vino tinto

Estallaron dos tanques en una destilería y el vino recorrió las calles de la localidad de Anadia.

El 10 de septiembre, en la localidad de Anadia, Portugal, ocurrió un evento inusual que recorrió el mundo. Dos grandes tanques de vino tinto, pertenecientes a la destilería Levira, sufrieron una explosión y liberaron alrededor de 2.2 millones de litros de vino tinto en las calles del pueblo. 

El torrente de vino se movió rápidamente por las calles, cubriendo señales de tráfico y llegando incluso a sumergir automóviles estacionados hasta más allá de sus neumáticos. Incluso, según informaron medios portugueses, el líquido llegó a infiltrarse en el sótano de una vivienda antes de ser desviado hacia campos cercanos.

No obstante, por fortuna para los habitantes de la zona, la rápida respuesta de los Bomberos de Anadia evitó que el vino llegara a un río cercano, lo cual habría resultado en un importante desastre ambiental.

Después de controlada la inundación, la destilería Levira emitió un comunicado en sus redes sociales asumiendo la responsabilidad del incidente y ofreciéndose a cubrir los costos asociados con la limpieza y reparación de los daños. 

Aunque no se proporcionaron detalles sobre las causas de la explosión de los tanques, la empresa se comprometió a investigar el incidente. En este sentido, la destilería también solicitó a los residentes afectados que documentaran los daños con imágenes y videos para facilitar las reparaciones. 

“Las causas de este incidente están siendo investigadas por las autoridades competentes. Estamos totalmente comprometidos a cubrir los costos asociados con la limpieza y reparación de los daños, y contamos con equipos listos para intervenir de inmediato. Nuestra prioridad es resolver esta situación lo más rápido posible”, firma Levira en su comunicado.

Este inusual evento, aunque causó daños y desorden, probablemente dejó a más de un habitante agradecido por lo que podría considerarse un “milagro” que transformó las calles de la ciudad de Beira Litoral, en un río de vino tinto.

TE PUEDE INTERESAR