Seguinos en nuestras redes

Europa

Murió envenenado Vitaly Melnikov, uno de los principales científicos espaciales de Rusia

La causa del fallecimiento, según los informes preliminares, fue “envenenamiento por hongos no comestibles”. Se trata de la tercera muerte bajo circunstancias sospechosas en menos de un mes.

Días después de que una nave espacial rusa no tripulada se estrellara en la superficie de la Luna, un revés que resultó vergonzoso para el país gobernado por Vladimir Putin, el destacado científico espacial Vitaly Melnikov, que había dirigido el Departamento de Sistemas Espaciales y de Cohetes de RSC Energía, el principal fabricante de naves espaciales de Moscú, murió en extrañas circunstancias.

Una muerte rodeada de sospechas

Las primeras informaciones sostienen que el hombre de 77 años fue envenenado por hongos no comestibles, de acuerdo con el periódico Moskovsky Komsomolets. Los médicos no pudieron salvarlo, después de un cuadro de “intoxicación grave” que se prolongó por dos semanas.

Melnikov fue investigador de una división de la agencia espacial rusa Roscosmos, así como autor de más de 290 artículos. Era considerado uno de los científicos espaciales más renombrados del país.

Publicidad

Su deceso se produjo a semanas de que un general de alto rango, alguna vez cercano a Vladimir Putintambién muriera misteriosamente, a los 69 años. Gennady Lopyrev, como era su nombre, debía ser liberado de prisión después de haber sido encarcelado en 2017. Sin embargo, después de enfermarse repentinamente, Daily Mail informó que le dijeron que le habían diagnosticado una leucemia no diagnosticada previamente.

Estos dos no son los únicos fallecimientos en los que se sospecha un involucramiento del régimen del autócrata en los últimos tiempos. El mes pasado, una política opositora que denunció la invasión a Ucrania fue envenenada. Lo mismo sucedió con una mujer de 32 años, Elina Vikhareva, que había compartido pruebas de que había sido envenenada en el mes de febrero.

El fracaso de la misión espacial rusa

Luna-25, la primera sonda lanzada por Rusia a la Luna desde 1976, se estrelló contra el satélite el pasado sábado 19 de agosto. Según había explicado Roscosmos, la agencia espacial de este país: “El sábado, hacia las 14:57 [11:57 GMT], la comunicación con Luna-25 se interrumpió”. “Según los resultados preliminares” de la investigación, el aparato “dejó de existir tras una colisión en la superficie lunar”, añadió.

Publicidad

De acuerdo al análisis preliminar, el motivo del accidente fue “la desviación de los parámetros reales de impulso” calculados con anterioridad. Este fracaso, para muchos, fue indicador del declive de la potencia oriental, que, en los días de la Guerra Fría, había sido la primera en enviar un hombre a la Luna.

Publicidad

TE PUEDE INTERESAR