Seguinos en nuestras redes

Economía

Fuerte repudio de las Pymes a la suma fija que anunció Massa: “Pone en riesgo la endeble situación del sector”

Desde la entidad que agrupa a las empresas se pronunciaron en contra del pago de los 60 mil pesos que determinó el ministro y candidato del oficialismo y denuncian la “injerencia del Estado” en el rubro.

Tras el anuncio de una serie de medidas con el objetivo de amortiguar el impacto de la devaluación y la fuerte inflación, que se estima llegará a los dos dígitos en agosto, de cara a las elecciones de octubre en donde el ministro de Economía, Sergio Massa, también es candidato a presidente por el oficialismo, desde varios sectores salieron a cuestionar dichas decisiones.

Uno de ellos fue el sector de la pequeña y mediana empresa que criticó muy fuertemente el anuncio de una suma fija de 60 mil pesos, para compensar la caída del salario en relación con la alta inflación y los costos de vida.

De hecho, desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), que reúne a cientos de Pymes, se negaron a otorgar la cifra en concepto de suma fija que dispuso ayer el titular de la cartera económica a través de sus redes sociales.

“Ante los recientes anuncios que diera a conocer el Ministerio de Economía de la Nación con relación al pago de una suma fija para empleados, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) recuerda que el mecanismo de ajuste salarial del sector privado son las paritarias y no una imposición del Estado sobre las relaciones laborales por fuera de su alcance”, indicaron a través de un comunicado.

En el texto se deja entrever el malestar del sector productivo para con las medidas del ministro, que además sostienen la importancia de las paritarias como ámbito de negociación entre empleadores y empleados.

Asimismo, agregaron que: “En particular, los sectores de Comercio y de Trabajadores Rurales acaban de celebrar sus paritarias, lo que implica que el otorgamiento del bono en cuestión quedará absolutamente desfasado de la reapertura de las negociaciones, en el marco de un proceso inflacionario acelerado”.

La injerencia del Estado en la actividad privada no sólo complejiza la relación natural de empleadores y empleados, sino que pone en riesgo la endeble situación de miles de pymes que atraviesan un escenario de extrema fragilidad, con costos que aumentan permanentemente, con imposibilidad de importar insumos básicos y con una recesión que amenaza el consumo de manera creciente”, concluye el texto difundido por la entidad.

 

 

 

TE PUEDE INTERESAR