Seguinos en nuestras redes

Salud

Cómo hidratar una piel grasa sin aportar brillo

Consejos para cuidar este tipo de cutis

La piel grasa se caracteriza por un exceso de sebo que origina poros dilatados, lesiones inflamatorias como granitos, aparición de puntos negros y un aspecto brillante.

Suele ser sensible y a pesar del exceso de sebo que produce, pueden llegar a descamarse en algunas zonas como las aletas de la nariz o las cejas. Necesita unos cuidados específicos y una hidratación especial para no generar brillos.

Elegí un producto de limpieza con activos seborreguladores que ayude a regular la producción de grasa consiguiendo una limpieza profunda sin aportar una sequedad extrema y no sufrir el efecto rebote que se produce para compensar cuando usás productos demasiado astringentes. Luego, completá con un tónico adaptado a la necesidad de tu cutis.

Los productos que prefieren las pieles grasas suelen ser ligeros, oil-free, comedogénicos, libre de aceites y nada grasos, como una emulsión, sérum, concentrado, gel o cremas ligeras que no aporten brillos y que sean matificantes.

En cuanto al activo hidratante, el ácido hialurónico suele ser el favorito, ya que hidrata sin aportar grasa y a la vez matifica. Durante el día, se recomienda aplicar texturas ligeras, tipo sérum seboregulador, mientras que por la noche pueden aplicarse concentrados o cremas microexfoliantes y equilibrantes.

Que haya un exceso de producción de grasa no significa que la piel tenga los niveles óptimos de hidratación o que no pueda estar deshidratada. Nunca hay que olvidar la importancia de hidratarla, sea cual sea el tipo de cutis. Cuando le falta agua, ésta reacciona generando grasa para compensarlo.

Es aconsejable exfoliar la piel para eliminar las células muertas una ó dos veces por semana, con exfoliantes preferiblemente enzimáticos o químicos (como el ácido glicólico) que no son agresivos. Y usar una mascarilla equilibrante y detoxificante.

Fuente: PFC

TE PUEDE INTERESAR